La opinión pública desconfía del destino de los fondos

Por Laura Capriata

Mientras el Congreso debate el proyecto oficial de estatizar el sistema jubilatorio, la opinión pública desconfía del modo en que se instrumentó la medida y pide garantías sobre el manejo de esos fondos.

"Las AFJP no gozaban de una buena imagen, y en medio de una crisis mundial hay más confianza en el Estado que en el sistema privado, pero lo que sí demanda la opinión pública es control sobre el manejo de esos fondos", sintetizó Analía del Franco, directora de Analogías.

Según un sondeo de la consultora Management and Fit realizado en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y la Capital Federal, la mayoría de los entrevistados considera que el cambio en el régimen jubilatorio se debe a la necesidad del Estado de tener fondos para el pago de deuda.

Para Ricardo Rouvier, así como los partidos opositores apoyan la idea pero no la manera en que se implementó, "a la gente le pasa lo mismo".

Más allá de esa coincidencia, las encuestas no se ponen de acuerdo sobre la aceptación de la propuesta de la Casa Rosada, y los analistas ven bastante indiferencia entre la opinión pública, que desconfía tanto de un sistema como del otro.

Según el último trabajo de Rouvier, a nivel nacional, el 48% de los entrevistados aprueba el fin de la jubilación privada y el 33% lo rechaza. Para Analogías, que midió opiniones en la Capital y el conurbano, el 53,7% de los consultados está de acuerdo con la estatización del sistema jubilatorio, mientras que el 34,4% se opone.

En cambio, la encuesta de Management and Fit dice que el 47,1% de los porteños no está de acuerdo con la medida, contra el 40,2% que sí la aprueba. En Córdoba esos números se elevan, y el 56,6% no adhiere a la estatización y sólo el 32,4% la apoya.

A pesar de esas diferencias, los analistas consultados por LA NACION coincidieron en marcar bastante ignorancia sobre el tema. "Las clases más postergadas no se enteraron y el resto desconfía porque lo ve como un manotazo por necesidades de caja, aunque tampoco confía en las AFJP", analizó Mariel Fornoni, directora de Management and Fit.

Sus colegas también hablaron de la dualidad en los sentimientos de la opinión pública. "Hay muy poca gente enojada o contenta por la medida. La mayoría intuye que no iba a cobrar una buena jubilación en la AFJP y tampoco la va a cobrar en el Estado. El punto es quién lo iba a jorobar peor", ironizó Jorge Giacobbe, después de terminar una consulta con Focus Groups.

En ese escenario, el impacto que tendrá la medida sobre la imagen del Gobierno parece atado a su aprobación en el Congreso. Ese es el lugar donde el kirchnerismo se enfrentará a la encrucijada de remediar la desconfianza social hacia el destino de esos fondos, pero sin resignar poder.

Comentá la nota