Opinión: Bien por el wi-fi, pero los animales y nosotros tomamos agua

Los Molles, El Suyuque, esta ubicado a 27 kilómetros de la ciudad Capital hacia el norte y dentro del departamento Belgrano. Tiene 250 familias habitantes, una escuela rural primaria con 56 alumnos, y otra, en la entrada al Suyuque.
Los alumnos del secundarios viajan a Nogolí, La Punta o Capital, hay varias familias fundadoras que aún viven allí, entre ellas, doña Carlina Sosa de 93 años, los Velásquez

Agüero, los Hansen, los Sosa, los Lucero y otras familias nuevas recién llegadas

a este paraíso serrano y tranquilo.

Los Molles no pertenece a la Villa de la Quebrada ni a La Punta, necesita ser municipio, Los

Molles no tiene fuentes de trabajo, no tiene sala de primeros auxilios, no tiene comisaría, no tiene luz eléctrica en algunos tramos , una parte se termino recién hace un año y medio, no tiene planta potabilizadora y tampoco tiene agua, no tiene recolección de residuos,y esta prácticamente pegada a la ciudad capricho, La Punta, que tiene todo lo que falta en Los Molles, y hasta un hipódromo privado que derrocha millones de litros de agua cada tarde para regar la pista de carreras.

La mayoría de los habitantes de los molles no tiene trabajo, el resto, esta en el Plan de Inclusión, los jóvenes de la zona, no tienen expectativas de mejoras, no tienen horizonte a la vista.

No hay llegada del aparato estatal para su contención, hace falta ayuda de todos para mejorar la calidad de vida de los habitantes de Los Molles.

Los incendios no dejaron nada, el fuego se llevo todo, se llevó la esperanza del color verde a corto plazo, no llueve y se hace difícil sin agua.

No somos sojeros, ni ganaderos, tenemos cabras y ovejas, gallinas ponedoras y patos, algunos burros y caballos, no tenemos un stand en la rural. Somos simplemente madres y padres comunes y corrientes, cuidamos el monte natural, pues el nos cuida en medio de este panorama, la SAPEM, esa empresa del Gobierno, comenzó una obra con un costo de 1 millón de pesos para llevar agua a "macho muerto" ubicado al oeste y cerca de La Calera, pero deja a los habitantes y vecinos de nuestro pueblo , sin agua, como se entiende? con poner un caño de bajo costo conectado al acueducto que nos roba el agua, resolveríamos

el problema. Pero no, la soberbia y la desidia de los funcionarios de recursos hídricos no se termina jamás, y la promesa vana y mentirosa de los legisladores del departamento Belgrano,

tampoco.

Ellos permiten que lugares alejados tengan el agua que se llevan frente a nuestras narices, y a

nosotros, nada, solo sequía y animales moribundos.

En esta marcha de protesta popular, venimos a decirles lo que nos pasa, que cortamos la ruta durante 3 días y que nos desalojo la jueza con la policía hace un rato (ayer).

Que ningún funcionario provincial se acerco a debatir una solución viable y posible, no es tan caro lo que nos hace falta, es mucho menos que lo que cobran los que viene a San Luis a llevarse la plata nuestra, quizás menos de la mitad de lo que cobra Susana Giménez, o lo que le pagan a Mirtha Legrand , o la mitad de lo que se lleva por mes Tárrago Ros, sin contar lo que se llevo Corcho Rodríguez, ya que con ese dinero alcanzaría para hacer un balneario pegado a las sierras suyuqueñas.

Exigimos una solución o volveremos a las rutas, donde no estamos cómodos, donde no nos vino a ver la opulenta sociedad rural, ni la clase política vernácula, mucho menos la "prensa canalla", que silencio la protesta y el corte cada vez que pudo.

Queremos agua, nada más que agua, ¿tanto les cuesta entenderlo?

Comentá la nota