Opinión: Algunas conversaciones comienzan, otras se profundizan. Octubre a pocos meses Por Claudio López Ruiz

Lo habíamos adelantado tiempo atrás. Marzo iba a ser el lanzamiento de todo posible acercamiento y diálogo que permita la conformación de estructuras integradas por una diversidad de ideologías, que solo miran resultados y posibilidades de mantener mayorías, aumentar cantidad de concejales, conseguir el retorno, o lograr comenzar a ser parte del legislativo local.
A las ya conocidas conversaciones que mantienen en el orden nacional y provincial los distintos sectores políticos, y que será quienes definan finalmente la conformación de las listas de ediles en cada municipio, se suman las que en el orden local se llevan adelante, y donde se percibe y se comenta, no será tan fácil alcanzar algunos acuerdos.

En Campana ya se trabaja en la conformación de la estructura que llevará a los candidatos del acuerdo Macri - Solá - De Narváez, más alguno que logre colarse, con nombres que van a sorprender a muchos cuando se den a conocer. Y en ese mismo contexto, algunas versiones indican que algunos políticos locales de partidos con representación en el HCD, muy conocidos ellos, ya habría realizado algunas llamadas "por las dudas".

Esta aparición, y de conocerse sobre dichos llamados y la llegada de Macri - Solá - De Narváez a la ciudad en cuanto a la búsqueda de estructurarse, obliga al PJ a mirar mucho más allá de octubre, es decir, comenzar a observar el 2011 anticipadamente si tal como marcan varias encuestas, el kirchnerismo sufre una derrota en la provincia de Buenos Aires en manos del PJ Disidente, quedando detrás los candidatos K, y en tercer lugar por ahora, Margarita Stolbizer.

Tal como decía en mi columna anterior, ante este panorama, el peronismo de cada localidad ya comienza a buscar los caminos que le permitan cambiar el rumbo a fin de salir, lentamente, no para esta elección y si para la próxima, del ala cada vez mas desplumada del kirchnerismo, y mantener así, una ventana abierta a los patios del PJ disidente, sobre todo con el felipismo, del que muchos intendentes de la provincia dependieron por unos cuantos años, y al que según se comenta muchos le deben favores, por lo que algunos apuraron la jugada abriendo bloques de concejales del PJ disidente, desde los propios del FpV, más allá de las convicciones. Esto los deja aliados a los dos sectores, mirando 2009 y 2011 desde un lado o el otro.

Pero este será tema para otra columna, ya que en el orden local y a medida que pasen los días, las campañas de las fuerzas ya instaladas se transformarán en una verdadera pesadilla para muchos.

Las tres fuerzas con representación parlamentaria ya están armando lo suyo. Unos en ciertos sectores buscando recomponer su llegada a los vecinos. Otros estarían en la disyuntiva de la boleta sola, o ver que le ayuda o con quien se puede cerrar, proveniente de muy arriba y que le convenza o convenga, con pocas ganas de alcanzar acuerdos, o negociando de un quinto lugar hacia abajo, según dicen. Y el tercero, casi resignados, pero sin perder las esperanzas de obtener el respaldo de la Coalición Cívica nacional y provincial, pero a su vez, aprovechando una veta que ha quedado abierta apuntando a las veredas del PRO.

Esto es solo parte de todo lo que ocurre en Campana. El oficialismo aún no define demasiado, o no deja ver su estrategia que tendrá varios frentes de "batalla". Y como si esto fuera poco, el MT con su líder mediático a la cabeza, no deja de ser una nueva preocupación (o molestia) para algunos, con su diaria crítica que muy lejos parece estar, de ser parte de una campaña política.

Así las cosas, el PRO parece ser quien tiene o tendrá, el teléfono más caliente. Seguramente llegarán llamadas (aunque se dice que ya están recibiendo varias), desde cada sector político buscando sumarse a la estructura que logra los mejores números en la provincia gracias a la suma De Narváez - Sola y Macri, y queda por ver desde aquella ventana que el PJ buscaría dejar abierta, como se estructura si se alcanza algún acuerdo solapadamente, que no llegará de la mano de conversaciones en lo local seguramente.

En tanto, otro sector que estaría en un verdadero dilema es la UCR. Aceptar hoy cerrar un acuerdo en el orden local, dejaría a esta centenaria fuerza política sin la posibilidad de medir realmente, cual es su posicionamiento ante la comunidad con la nueva dirigencia partidaria. Esta situación debería ser salvada a la brevedad posible, ya que el radicalismo necesitará más tiempo para mostrarse en su nueva conformación y figuras, debiendo trabajar arduamente para instalar sus candidatos en la sociedad.

Las encuestas comienzan a aparecer y las mediciones deben sorprender en principio al Gobierno Nacional y Provincial, este último más allá de lo que mide Scioli de manera individual. Pero al mismo tiempo provoca socarronas sonrisas en aquellos que optaron por despegarse del kirchnerismo, más aún cuando la candidata de Carrió en la provincia, no mide lo esperado, y estaría acelerando las conversaciones con el cobismo para fortalecer de alguna forma lo que se ve venir ante la aparición del PJ disidente, que ha irrumpido en la escena política de manera sorprendente e inmediata, como nadie lo esperaba.

Comentá la nota