Operativo en Clarín: el juez imputó a Echegaray y podría indagarlo

Operativo en Clarín: el juez imputó a Echegaray y podría indagarlo
Dependerá de los datos que aporten sus subalternos la semana que viene.
Ricardo Echegaray, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, está imputado por "coacción, abuso de autoridad e incumplimiento de los roles de funcionario público" por el megaoperativo en varias empresas del grupo Clarín. Esos son los cargos impulsados por el fiscal Gerardo Policcita. Hasta ahora, el juez Gregorio Araóz de Lamadrid, no lo convocó a indagatoria, como si lo hizo con sus subalternos Sergio Ariel Mancini (que declarará el martes de la semana que viene) y Andrés Vázquez (debe presentarse en Tribunales el jueves). Si de las declaraciones de los indagados se desprende que Echegaray estaba en conocimiento de la situación (algo que él negó por carta a este diario y que repiten en su entorno), la Justicia podría cambiar el estado actual del número uno del ente recaudador de "imputado" a "indagado". El juez Aráoz de Lamadrid ya pidió su legajo, como también el de los funcionarios que irán a verlo la semana que viene.

"Una vez que Mancini y Vázquez brinden sus testimonios, el juez tiene 10 días para expedirse al respecto. Si encuentra los fundamentos adecuados, está en condiciones de procesarlos", explicaron fuentes judiciales. "Puede suceder que el juez entienda que la declaración de Echegaray sea importante para esclarecer y lo convoque para ese fin", explicaron.

Los descargos legales presentados por el organismo recaudador son insuficientes para el fiscal y el juez. Los abogados de AFIP presentaron un informe relativo a los balances del grupo Clarín que se inició hace cinco meses, en abril. Entre el 21 y 24 de agosto ese escrito estuvo en el despacho de Sergio Mancini, el bahiense amigo de Echegaray que ocupaba la subdirección Regional de Operaciones Regionales Metropolitanas, puesto al que renunció la semana pasada. El martes 25 de agosto, ingresó en la región Sur (la de Vázquez, que llevó adelante el operativo). El viernes 4 de septiembre se lo había caratulado como "de inspección pendiente con trámite regular". Eso, en la jerga impositiva, significa que no hay apuro porque falta evidencia de irregularidades.

En los últimos días, en la AFIP se llamaron al silencio total, lo que alimenta las sospechas de desacuerdos internos. Según inspectores que participaron del operativo, y accedieron a hablar sólo con reserva de su nombre, hay 2 nombres más para prestar atención: Angel Ruben Toninelli e Iván Fernando Budassi.

Echegaray removió a varios directores de la gestión Abad para nombrar su propia tropa y que no se le escape ningún detalle en el día a día de los impuestos. Sin embargo, Toninelli no le respondería directamente a él, sino que tendría línea con el ministro de Planificación Julio De Vido. En cambio, Budassi, que se convertirá en legislador provincial del Frente para la Victoria en diciembre, estaría en su sintonía. Vázquez también pareció ser un punto de desacuerdo entre Echegaray y otros ultrakirchneristas. Su nombramiento en la AFIP habría sido una gestión de Francisco Larcher, el número dos de la Secretaría de Inteligencia, según deslizaron en el entorno de Echegaray.

Más allá de las internas, la prioridad para el fiscal y para el juez es establecer si Echegaray fue el "cabecilla" del operativo.

Comentá la nota