Operarios de ENCATA piden al Gobierno que intime a la firma

Fueron recibidos por el ministro de Producción y el titular de Inspección Laboral. Pretenden que la Provincia intervenga para definir con los propietarios la continuidad de la industria. Gobierno y gremio vuelven a reunirse hoy.
Con una ruidosa manifestación, los operarios de la empresa de envases plásticos ENCATA S.A. expresaron ayer frente a Casa de Gobierno su preocupación por el "abandono" que la firma habría hecho de la producción y de sus trabajadores, desde agosto pasado, cuando, tras despedir a 15 operarios, comenzaron a disminuir hasta paralizar completamente la producción de la fábrica que cuenta con los beneficios de la promoción industrial.

Los trabajadores marcharon ayer por la mañana desde la sede del Sindicato Gráfico, en Ayacucho al 900, hasta Casa de Gobierno, donde reclamaban ser recibidos por el Gobernador. Finalmente consiguieron una audiencia con el ministro de Producción, Luis Mazzoni; con el director de Inspección Laboral, Eduardo Tapia y con el director de Industria, Mauricio Montero, quienes se comprometieron a realizar las gestiones que estuvieran a su alcance.

El pedido de los operarios, comentó a El Ancasti Fernando Carrizo, delegado gremial de la fábrica, era que el Gobierno de la Provincia interviniera, mediante algún tipo de intimación, ante los propietarios de la empresa -radicados en Buenos Aires- para que se presenten y definan el futuro de la planta y de los operarios. Es que, aseguran, ya hubo tres intimaciones para que tomen una decisión respecto de la planta y hasta el momento no hubo respuesta.

ENCATA es una fábrica de envases plásticos radicada hace 25 años en el parque industrial de El Pantanillo. Hasta comienzos de año, la firma no sólo parecía gozar de buena salud sino que siguió tomando personal. Sin embargo, a partir de julio se desató una crisis que derivó en 15 despidos efectivizados en agosto y en la paralización de la producción. Según comentó Carrizo, los trabajadores despedidos sólo cobraron hasta el momento la primera cuota de la indemnización acordada y los 45 operarios que aún siguen perteneciendo a ENCATA no perciben desde agosto sus salarios.

"No sé si el Gobierno podrá intervenir, lo que sí le pedimos es que traiga a esta gente para tener una solución y que decidan qué van a hacer con nosotros. Nosotros queremos trabajar, que se reactive la empresa o que la vendan, porque ni eso quieren hacer", dijo Carrizo en referencia al estancamiento de las negociaciones con un inversor interesado en hacerse cargo de la empresa en crisis.

Por su parte, Juan Carlos Castro, secretario general del Sindicato Gráfico también manifestó la necesidad de que el Gobierno intervenga en el conflicto, teniendo en cuenta que se trata de una empresa que cuenta con los beneficios de la promoción industrial.

Reunión

Alrededor del mediodía, un grupo de trabajadores y dirigentes gremiales se reunió con funcionarios de Producción y de Trabajo en la sede del Ministerio de Producción. Tras el planteo de los operarios, los funcionarios se habrían comprometido -según afirmó Carrizo- a realizar gestiones a nivel administrativo para conseguir que los representantes de la firma den respuesta a las intimaciones realizadas, tanto de Inspección Laboral como desde Producción. También, aseguró Carrizo, hubo una promesa de gestionar la entrega de un subsidio para aliviar la situación económica de los trabajadores.

Desde el Ministerio de Producción confirmaron que durante la reunieron se trataron tres temas: las intimaciones que realizó Inspección Laboral para que la empresa acate la conciliación obligatoria, las intimaciones que realizaron desde Producción para que se cumpla con los requisitos de la promoción industrial que contemplan, en primer lugar, mantener los puestos de trabajo. Y por último se debatieron posibles alternativas para atender la situación de los trabajadores. Hoy volverán a reunirse.

Situación difícil

Las industrias catamarqueñas atraviesan una situación difícil, que comenzó a sentirse con la crisis del campo y se hizo más preocupante con la crisis financiera internacional y con la decisión del Gobierno Nacional de no permitir la reasignación de cupos fiscales para dar continuidad a la promoción industrial de las empresas locales. Tal como informó este diario en su edición de ayer, 481 despidos se registraron en los primeros nueve meses del año, según consta en los registro de la Dirección de Inspección Laboral de la Provincia. Gran parte de esos despidos fueron en el sector industrial, dentro del cual, el rubro metalúrgico fue el más afectado. Hasta el momento, 150 trabajadores metalúrgicos perdieron su fuente laboral. Las 15 cesantías a operarios de ENCATA vienen a engrosar las estadísticas provinciales.

Comentá la nota