Operarios aceptan postergar cobro para "darle una mano"

Los empleados del Frigorífico de Toay aceptaron en los últimos días postergar el cobro de la cuota del acuerdo por sus indemnizaciones que reciben de los nuevos dueños que están al frente de la planta.
La familia Bueti se había comprometido a pagar el 6 de junio la segunda de las cuotas semestrales del arreglo por dos años para abonar las indemnizaciones al que se llegó cuando se hicieron cargo del establecimiento.

Sin embargo, pidieron a los trabajadores postergarla hasta octubre. "Les damos una mano porque queremos que esto salga adelante", explicó ayer Carlos Villegas, delegado de los trabajadores. El gremialista aseguró que los 45 operarios de la planta cobran normalmente las quincenas. Y que son optimistas respecto a la evolución del emprendimiento.

Desacuerdo

El año pasado Angel Bueti y sus familiares compraron el frigorífico a Francisco Gil, cuando la empresa estaba al borde de la quiebra. En la negociación, acordaron hacerse cargo de las deudas que mantenía ese empresario con los trabajadores. El convenio que firmaron establecía que les pagarán durante dos años las indemnizaciones que correspondían a los operarios.

Ahora trascendió el malestar de algunos ex trabajadores de la planta, los que quedaron afuera, por el atraso en los pagos. "Hicimos una reunión con el empresario y los que estamos trabajando, que son la mayoría. Se decidió tirar para adelante y darle una mano", indicó Villegas.

El delegado aseguró que 45 de los 60 trabajadores que habían iniciado la demanda contra Gil están trabajando en la planta. Y dijo que al resto lo llamaron pero optó por tomar otro rumbo, porque había conseguido otro empleo o le convenía ejercer otra actividad. Estos últimos no están de acuerdo con otorgar nuevos plazos y entablaron reclamos a través de abogados.

Futuro

El delegado Villegas destacó que las expectativas del emprendimiento comercial son promisorias. La semana próxima se terminaría de acondicionar una sala para faenar cerdos, que se sumará a la sala actual, donde se faena ganado vacuno.

"Estamos luchando para sacar adelante a la empresa. Si no hay ayuda de los trabajadores y los empresarios, no la sacamos adelante", dijo. "Ellos están invirtiendo plata todos los días para la sala de faenar cerdos. Y estamos al día con las quincenas. Esperamos salir adelante", añadió.

Según el gremialista, actualmente el nivel de faena se mantiene entre 100 y 200 cabezas por día, aunque también hay jornadas en las cuales no se fanean animales.

Comentá la nota