Operaría un mercado negro de monedas en Santiago del Estero

Acopio. La falta de dinero metálico obliga a muchos comerciantes a comprarlo a los que realizan trabajo informal en las esquinas.
Tener 10, 25, 50 centavos o un peso en el bolsillo para pagar una llamada en una cabina telefónica, un boleto de colectivo o para comprar golosinas es toda una odisea.

La escasez de monedas en Santiago del Estero se ha tornado crónica en los últimos meses, al extremo que son cada vez más los comercios, los quioscos y los telecentros que exhiben carteles solicitándoles a los clientes el pago con dinero metálico.

Según una investigación realizada por EL LIBERAL, la ausencia del dinero menudo obedecería, en gran parte, a la existencia de un mercado negro local, agudizado por las demoras en las remisiones desde el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Otra causa sería el acopio realizado por parte de muchas personas.

Este mercado negro de monedas operaría en la zona céntrica de la ciudad, impulsado por el trabajo informal que se realiza en las esquinas que cuentan con semáforos.

Al respecto, el vendedor de diarios Orlando Sayago, ubicado en la avenida Belgrano, afirmó que para disponer de vuelto "tengo que comprar monedas a los que trabajan en las esquinas y por cada 10 pesos en billete me dan 8 pesos en monedas". Esta aseveración fue confirmada por quiosqueros y comerciantes, quienes admitieron que deben recurrir a estos "proveedores" para no perder ventas.

Por su parte, Daniel Belomo, dueño de un maxiquiosco, denunció: "Hay gente que no quiere pagar con monedas, pese a que las tienen, es como que las acopian, vaya a saber con qué fin".

Según los datos oficiales del BCRA, en 2008 se emitieron más de 523 millones de unidades de monedas mientras que en 2007 la cifra fue 463 millones, o sea que el incremento alcanzó el 12% (60 millones de unidades más); por lo tanto, resultaría inexplicable la escasez del dinero metálico.

En este punto, el tesorero del Banco Santiago del Estero (BSE), Darío Perin, aseguró: "No tenemos problemas de provisión como pasaba hace seis meses, se pide a Banco Central y si no tiene se busca en otras provincias, por lo que todas las cajas de nuestras sucursales cuentan con monedas para dar cambio y cumplir con nuestros clientes".

No ocurre lo mismo en el Banco Galicia, desde cuya Tesorería se informó que cuando las solicitan a la casa matriz solamente reciben entre 500 y 1.000 pesos.

Por su parte, una cajera del Santander Río comunicó que hace 15 días se realizó un pedido de una determinada cantidad "y nos mandaron la tercera parte".

A su turno, Daniel, encargado de un telecentro céntrico, dijo que la escasez es de todos los días "y lo poco que conseguimos en los bancos no alcanza, por lo que tenemos que pedirles a los usuarios de las cabinas que paguen con cambio".

Otro segmento de la población que sufre la escasez son los usuarios de colectivos urbanos, ya que en muchos casos los choferes no cuentan con monedas suficientes para el vuelto.

No hace mucho, desde el BCRA argumentaron que la escasez de monedas se debe "a la falta de recirculación, quedan en ceniceros, frascos y bolsillos, sobre todo de la gente que menos las utiliza".

Comentá la nota