Los operadores turísticos resintieron su actividad.

En plena temporada alta, las empresas de viajes local disminuyeron sus ventas en relación al año pasado, debido a la cuestión sanitaria y a la baja en la actividad económica. La caída en las ventas en un caso llega hasta el 70 por ciento.
En los últimos años, la empresas de turismo de Argentina se vieron resentidos por múltiples factores: el temor de los viajeros a quedarse horas varados en los piquetes del campo, los bolsillos flacos de los productores agropecuarios por la sequía, el miedo al contagio de la fiebre amarilla y al mosquito del dengue, sumado al parate típico que se produce en los meses previos a las elecciones y, por si eso fuera poco, en los últimos días apareció con fuerza el pánico a la gripe A.

Por ello, de acuerdo a un relevamiento que hizo LA VOZ DEL PUEBLO, se constata una caída en las ventas de pasajes y tours de las compañías que comercializan productos turísticos.

Jesús Barbagallo: Perdimos la cosecha

"Hace dos años que venimos trabajando no bien, primero empezó con el paro del campo, que la gente no quería viajar porque decía 'vamos a quedar tirados en la ruta'; después, eso pasó y vino el problema de la fiebre amarilla; el dengue; la parte económica; por las elecciones siempre hay un parate y ahora, con esto de la gripe fue el golpe de gracia más fuerte", relató con tristeza Jesús Barbagallo, propietario de Venecia Viajes.

Barbagallo fue más concreto, cuando aseguró: "estamos trabajando un 30 por ciento en comparación con lo que estábamos trabajando el año pasado. O sea, vendimos un 70 por ciento menos".

Asimismo, explicó que "en estos últimos días repuntó la venta, lo que pasa es que esta época es el fuerte nuestro. Nosotros empezamos a trabajar entre marzo y noviembre y las vacaciones de invierno son el fuerte nuestro, nuestra cosecha y, bueno, la hemos perdido".

Más allá de la importante baja en las ventas, matizó la situación: "Si bien se habían caído las reservas, volvieron a repuntar en esta semana, después de las elecciones".

Por su parte, Mabel Carracedo, coordinadora de Venecia Viajes, comentó que "hasta abril trabajamos muy bien, pero a partir de ahí se cayó".

Carracedo comentó que en relación al 2008, "este año vendimos muy bien el Perito Moreno, en el mes de febrero y a partir de ahí nosotros comenzamos a viajar continuamente a Villa Carlos Paz, que es el caballito de batalla nuestro. Después, hicimos nuestra primera experiencia en el Perú, que fue para nosotros algo espectacular la venta que tuvimos, pero vinimos de esos viajes y empezó a notarse la decadencia, que la gente tenía miedo, que no sabía qué iba a pasar con el dengue, con las elecciones y la gente empezó a frenarse y ahí se cayó".

Además, afirmó que el año pasado "se iban los micros llenos a las Cataratas del Iguazú, pero este año no". Por eso, "los costos de la promoción han bajado terriblemente, están vendiendo las Cataratas en 1000 pesos. Es un regalo para las vacaciones de invierno", concluyó.

Por último, comentó que en este momento "lo que más están pidiendo es el norte argentino y las Cataratas del Iguazú, sabiendo que en esa zona no hay problemas de la gripe A; al igual que en Brasil que no tiene este problema expandido".

Villanueva: Es difícil estimar cuánto cayó

Juan Carlos Villanueva, titular de Fusión Viajes, reconoce que "ha habido algunas cancelaciones", pero cree que se debe más al parate económico que al flagelo de la influenza. "Nosotros tuvimos 8 cancelaciones, todo de turismo nacional, pero creo que lo que más afectó es la parte económica que la gripe A".

En este sentido, señaló: "nosotros vivimos en un comunidad agrícolo ganadera dependiente, por eso, los malos precios, la sequía y las retenciones hizo que falte dinero y ese dinero que falta lo percibimos todos los que estamos en el comercio".

Igualmente reconoció que "la gente tampoco quiere tomarse un colectivo y estar muchas horas con personas que por ahí tienen el virus. De todos modos, la prudencia tiene que venir de quien esté enfermo y tenga algún síntoma, si toma precauciones tampoco hay problema".

Además, comentó que los clientes no lo consultan sobre los lugares dónde ir y dónde no, debido a la pandemia. "Ya lo tienen claro y la mayoría se quiere ir afuera".

En este sentido, comentó que "todo lo que es internacional se ha vendido muy bien". Es más, agregó: "Tenemos una buena temporada de turismo internacional y nuestra clientela es sobre todo de turismo internacional".

Asimismo, aseguró que se ha comercializado "algo al norte de Brasil, pero sobre todo se ha vendido mucho Europa y el Caribe".

En síntesis, según Villanueva, si bien bajó el nivel de ventas, en su comercio "quizá no tanto porque Tres Arroyos tiene la suerte de ser una zona rica, en relación a otros partidos".

También indicó que "es difícil estimar cuánto bajó la venta, porque el turismo es una actividad muy oscilante y no tenemos muchos parámetros, ni estadísticas fijas, pero de todos modos, hay mucha gente que tiene sus familiares en el exterior y tenemos la suerte que la mayoría son clientes nuestros, por eso estamos vendiendo pasajes permanentemente".

Para finalizar, manifestó que más allá del parate en las ventas, "los precios no han bajado. "Acá en Argentina todo lo que sube, no baja". Aunque señaló que "por ahí aparece alguna oferta, porque los hoteles están con poco público y, a nivel mundial, hay una baja de viajes aéreos, por no tener tanta demanda".

Echevarría: Nuestra actividad es fluctuante

Indagada sobre la incidencia de la gripe A en la actividad comercial de las casas de turismo de Tres Arroyos, la licenciada en Turismo Graciana Echevarría, vendedora de Cambex manifestó: "Hay ciertas incidencias, tanto en las salidas de lo que es turismo nacional como en los viajes del exterior".

Al igual que los demás entrevistados, también explicó que la gripe porcina se suma a otros factores que aplacan las ventas. "Esto ha agravado un poquito más la situación, ya que desde el año pasado -con el problema que hubo con el campo, con la sequía y las retenciones- venimos así, mermando".

En este sentido, indicó que el sector "siempre ha sido bastante castigado, sino es por una cosa o por la otra. Nos castigó la fiebre amarilla, también el dengue, los huracanes y otros fenómenos climáticos, cuando no es un destino es otro. Por eso, nuestra actividad es fluctuante", explicó

Echevarría también comentó que cayeron las ventas para los destinos vernáculos. "En lo que es turismo nacional, probablemente haya decaído, pero creo que tiene que ver no sólo con la gripe, sino también con lo económico".

Sin embargo, indicó que a nivel internacional, "por suerte las ventas se han mantenido medianamente estables".

Más allá de esta paridad, la vendedora de Cambex afirmó que se mostraron "ciertos cambios", en la actitud de los compradores. "Por ejemplo, la gente ha optado por no ir a México, por esa cuestión de que la gripe surgió allá, incluso hay unas ofertas terribles y tentadoras para viajar a allí", aseguró.

Por otra parte, manifestó que "la gente ha estado expectante por las vacaciones de invierno, ya que no se sabía si se quedaban, si se adelantaban o se retrasaban, esperaban ver qué pasaba con la gripe A y como no se sabía si las vacaciones iban a existir o no, todo hizo que nos complicaran las cosas".

Asimismo, Echevarría dijo que a partir del adelantamiento de las elecciones, "nos ha pasado que la gente ha pensado en adelantar fechas de vacaciones y ha pensado en salir este domingo, en vez de esperar a las vacaciones propiamente dichas".

Por último, afirmó que "hubo consultas de gente que ha tenido reservas con anterioridad a este problema, por si se hacen o si se han cancelado, pero por suerte los operadores han mantenido las reservas y los circuitos se siguen haciendo".

Comentá la nota