Operadores turísticos marplatenses quieren un dólar a 4 pesos.

De esta manera se sumaron al pedido de los industriales y el campo. Sostienen que "sería importante para sostener la actividad" trabajar con un dólar "más alto", a raíz de la caída del sector por la crisis financiera global

Así, este sector se suma al pedido que realizaron la industria y el campo durante 2008, argumentando que un aumento del orden de los 50 centavos –el viernes el dólar cerró a 3,47 para la venta- sería una medida "necesaria" para no perder competitividad.

"Está claro que recibimos miles de turistas y darles mejores precios para los gastos que realizan en el país sería fundamental. Eso generaría mayor actividad y por ende, mejor rentabilidad para nosotros", explicó Francisco Bodi, titular de la Agrupación de Hoteles y Hosterías de Bariloche.

Según Bodi, esa medida "mitigaría" el desaceleramiento de la actividad y permitiría que los hoteles, alojamientos, agencias de viajes y demás componentes del sector puedan mantenerse sin la necesidad de realizar ajustes suspendiendo o despidiendo personal.

En tanto, empresarios de de Mar del Plata coincidieron ante la consulta de periodistas capitalinos en que es "necesario" manejar un dólar de 4 pesos, porque de lo contrario las playas brasileñas terminarían acaparando la mayor cantidad de turistas tras la depreciación de casi el 40 por ciento que el Real tuvo en 2008.

En ese sentido, los pronósticos de los brasileños hablan de un aumento del 10 por ciento en la cantidad de argentinos que arribarán a los distintos destinos turísticos de ese país durante la temporada veraniega actual respecto de 2008.

Según sostienen las autoridades brasileñas, unos 350 mil argentinos llegarían a ese país aprovechando el Real devaluado que actualmente se ubica en los 1,57 pesos y se indicó que las reservas totales alcanzan al 85 por ciento de la capacidad instalada.

Las ciudades más elegidas, según los paquetes comercializados por las agencias de viajes argentinas, son Florianópolis, Camboriú y las playas del norte como Canasvieiras, Ponta das Canas, Jurer‚, Playa Brava e Ingleses.

De todas maneras, los empresarios locales confiesan que también tienen "temores" acerca de una suba del dólar porque podría generar reacciones contradictorias como inflación y mayor desconfianza en los inversores que "saldrían corriendo a comprar dólares por temor a una escapada del precio".

En la City porteña, el dólar al público cerró 2008 en 3,43 pesos comprador y 3,47 pesos vendedor, una ganancia de 9,46 por ciento o 30 centavos desde el 28 de diciembre de 2007, cuando se comercializó a 3,17 pesos.

Comentá la nota