OPERACION FRUSTRADA No podrán modificar la sala del Cine San Carl

La Municipalidad de Junín habría notificado al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI) sobre el rechazo de una eventual modificación del edificio del Cine San Carlos, en caso de que el organismo adquiriera el inmueble de avenida Arias para instalar sus oficinas.
La negativa tiene como principal argumento que el edificio fue declarado como patrimonio histórico y cultural de la ciudad del mismo modo que otras propiedades. Al parecer, la comuna recordó que el bien no puede sufrir remodelaciones, por lo que resultaría inviable el funcionamiento de un organismo público en esas instalaciones. El expediente habría ingresado el 11 de noviembre y la notificación del rechazo se habría concretado el 2 de este mes.

El PAMI inició en Junín la búsqueda de un nuevo edificio para reubicar sus oficinas, a la luz de haber finalizado hace meses la vigencia del contrato de locación de la propiedad que ocupa actualmente, por lo que las autoridades nacionales estarían dispuestas a adquirir un inmueble con las comodidades necesarias.

En ese marco, había puesto los ojos en el edificio del Cine San Carlos, ubicado en la calle Arias, uno de los bastiones que permanecen en pié para espectáculos artísticos y culturales en Junín, propiedad de la familia Zurro.

Incluso, un ingeniero recorrió la sala enviado por el PAMI, con el objetivo si se adecuaba a los requerimientos de las autoridades nacionales.

Ayer se publicó un aviso en el que el PAMI solicita un edificio con una superficie cubierta de 1.200 metros cuadrados, preferentemente ubicado en el radio céntrico, entre avenida Rivadavia, Leandro N. Alem, Bernardo de Irigoyen y avenida Arias.

Frente presunta negativa de la comuna, el PAMI buscará otras propiedades con las dimensiones que requieren en el aviso.

Esta es la segunda oportunidad en que el histórico Cine San Carlos de Junín está a punto de entrar en una operación inmobiliaria.

La tradicional sala ubicada en calle Arias se erige como una de las más arraigadas y antigua de Junín, que acompañó el desarrollo cultural local de las últimas cinco décadas. Hace un par de años hubo un oferente que estaba dispuesto a pagar alrededor de 355.000 dólares por el inmueble. El ofrecimiento llegó de un empresario oriundo de Chivilcoy, y la idea era instalar un polirrubro, iniciativa que también se frustró.

Fueron tantos los vaivenes que sufrió el San Carlos en su vida, que no estuvo ajeno ser rematado en la Capital Federal, en el marco de un juicio civil sobre Ejecución Hipotecaria, que se tramitó ante el Juzgado Civil Nº 51, a cargo del doctor Fernando Liberman.

Sala histórica

Inaugurado el 15 de marzo 1946, el edificio fue concesionado a Aurelio Zurro, propietario de la empresa cinematográfica. La sala Se erige como una de las más tradicionales y antiguas de Junín, que acompañó el desarrollo cultural local de las últimas cinco décadas.

Emplazado sobre la avenida José Ignacio Arias 112, tiene una superficie de 1.308 metros cuadrados, tres camarines y un baño debajo del escenario, junto al cual hay otro camarín de grandes dimensiones dividido en dos.

El día que se inauguró la construcción se convirtió en una de las fechas más recordadas por los juninenses. La obra fue dirigida por el arquitecto Gastón Cartier, era propiedad del industrial Carlos Rinaldi y su ejecución estuvo a cargo de la empresa constructora Enrique Dell’ Acqua y Cía.

De acuerdo a su diseño, dispone de 2.000 butacas, un subsuelo, donde hay una cocina, otros dos baños antiguos, dos camarines y una caldera.

Además cuenta con un depósito de tres metros, una oficina de tres metros por cuatro y una sala de prensa de tres metros, aproximadamente.

En otra de las dependencias está ubicada la sala de máquinas, con un baño de 8 metros de largo por 2 de ancho. Desde allí sale un pasillo que conduce directamente al escenario.

En la planta baja está el baño de caballeros y dentro de la sala el de damas. El hall de entrada fue construido con piso de granito color beige, mientras que la sala es de parquet.

El cine dispone de dos boleterías bajo las escaleras que conducen al sector pullman, donde hay otros dos baños para varones y mujeres.

En su frente, la construcción tiene 27 puertas de blindex y actualmente está desocupado.

Tras su construcción, fue considerada una de las salas más importantes de la provincia de Buenos Aires y escenario de los actores, actrices, músicos y cantantes más destacados del país.

Comentá la nota