"La operación de GM en la Argentina sigue igual"

Lo afirmó el presidente de la filial en el país, Edgar Lourencon. Asegura que la empresa es "legalmente independiente" y sustentable económica y financieramente
La automotriz General Motors (GM), uno de los máximos símbolos del poder económico estadounidense, inició ayer el procedimiento del "chapter 11" (capítulo once), en el que se declara en bancarrota y solicita la protección federal para iniciar un proceso de reestructuración de acuerdo con un plan ya aprobado con los acreedores y el Tesoro de los EE.UU.

¿Qué ocurrirá con la automotriz en la Argentina? Nada, o por lo menos no mucho.

"El proceso de reestructuración iniciado en los EE.UU. afecta exclusivamente a GM en ese país. La operación en la Argentina sigue absolutamente igual".

La frase pertenece a Edgar Lourencon, presidente de GM Argentina quien, en conferencia de prensa, buscó disipar cualquier duda sobre la continuidad de las actividades en el país.

"Toda la operación de Latinoamérica seguirá igual, incluyendo la Argentina", dijo el empresario. "Somos una entidad legalmente independiente de los Estados Unidos, y tenemos solvencia financiera, económica y un sano equilibrio en la región", agregó.

La nueva GM que se conformará en no más de 90 días comprará los activos de la antigua GM, entre ellos las subsidiarias, como es el caso de la operación en América latina, y mantendrá las marcas Chevrolet, Cadillac, GMC y Buick.

"Las plantas a cerrar son las que se habían anunciado y ninguna es de nuestra región", comentó, aliviado, Lourencon.

La región América latina es la única de todo el grupo que cerró 2008 con números positivos. Durante el año pasado, vendió 1,3 millones de autos (el 60% en el Mercosur) y reportó ganancias por u$s 1.300 millones.

En la misma línea, Lourencon adelantó que la región terminó con números positivos el primer trimestre de 2009. "En medio de todo esto, en mayo crecieron nuestras ventas en la Argentina 10% respecto del mes anterior", aseguró.

Crédito oficial

Pese a estos números positivos, y esta independencia jurídica que lo aleja del "chapter 11" de su casa matriz, no todos son rosas en GM Argentina.

Este jueves, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner visitará la planta de la empresa ubicada en las cercanías de Rosario, donde se anunciará un préstamo con fondos de la ANSeS por u$s 50 millones que será destinado a la culminación del proyecto VIVA (el modelo que GM Argentina lanzará en el último trimestre de 2009).

Consultados sobre la eventual incompatibilidad de asegurar solvencia financiera por un lado y recibir un préstamo del Estado por el otro, Lourencon afirmó que "es un préstamo que se refiere al fomento de la inversión. No contemplamos que sea una capitalización de la compañía en la Argentina".

La parte del Gobierno es la porción de fondos que le falta a la automotriz para poder completar los $ 500 millones de inversión que significa el VIVA.

Sucede que la baja en las ventas, la creciente inflación, y la falta de apoyo de la casa matriz hicieron que la firma local no pudiera completar la inversión por su propia cuenta.

Aunque el anuncio lo hará la Presidente, el titular de la automotriz en la Argentina detalló que la garantía del empréstito es "el flujo de exportación" y que implica "empleo de mano de obra y autopartes locales".

Por último, justificó la ayuda oficial como un respaldo por parte del Gobierno con vistas a pelear la futura llegada de inversiones a la Argentina.

Comentá la nota