La OPEP recortó la producción de petróleo, pero el precio sigue en baja

La reducción es de 1,5 millón de barriles al día. El crudo cotizó ayer a 64,15 dólares.

Por: Idafe Martín

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió ayer reducir la producción en 1,5 millón de barriles diarios de la cuota actual de 28,8 millones de barriles a partir del 1º de noviembre. Una medida que no impidió que siguieran cayendo los precios del barril, como era su intención: ayer bajó a 64,15 dólares -un 5,4% menos que en la víspera- cuando en julio había alcanzado los 150. El temor a una recesión que contraiga la demanda está en el origen del brusco descenso de los precios del crudo.

La reducción aprobada es un punto intermedio entre lo que pedían países como Irán, Libia o Venezuela, que querían llegar a un recorte de 2 o 3 millones y la posición menos radical que defendían Arabia Saudita y la mayoría de los emiratos del Golfo Pérsico.

El primer ministro británico, Gordon Brown, había dicho que le parecía "absolutamente escandaloso" que la OPEP quisiera reducir la producción. El presidente de turno de la OPEP, el argelino Chakib Khelil, se defendió de las críticas diciendo que "los precios los determina el mercado y no tienen consecuencia sobre el crecimiento ni la inflación, eso viene de la mala gestión de las economías, de la crisis de los créditos hipotecarios y de las consecuencias de esa crisis".

La OPEP justifica el recorte, según el comunicado emitido al final de la reunión, por "el colapso dramático, sin precedentes en velocidad y magnitud" de los precios, que según la organización podría poner en peligro proyectos de exploración y extracción en los países productores y provocar "una escasez de suministro a medio plazo".

Eduardo López, analista de la división de mercados petroleros de la Agencia Internacional de Energía, dijo a Clarín que le preocupa la reducción "porque exacerbará una ya frágil situación económica".

"Aunque la demanda global de petróleo ha estado cayendo -agregó- quedan incertidumbres sobre los niveles de demanda que puede provocar el invierno y el potencial de suministro de los países que no son parte de la OPEP. Además, la demanda de los países no-OCDE continúa robusta y también hay que considerar los requerimientos de los países importadores. Los países productores deberían vigilar el impacto de sus medidas en la economía global".

Los analistas estiman que los países de la OCDE -la organización europea para el desarrollo y la cooperación- reducirán su demanda en 2009 por primera vez en 15 años. Y los países productores querrían ver el precio del petróleo por las nubes, pero saben que eso conllevaría una reducción aún mayor de la demanda en el resto del mundo, lo que acabaría por afectarles. El problema es que muchos de estos países han hecho sus presupuestos calculando unos ingresos por barril de petróleo de entre 70 y 90 dólares.

La analista Verónica Smart, del Energy Information Centre, dijo a AFP que "el mercado ha acogido con alivio esta bajada porque había especulaciones de que podía ser de entre 1 y 3 millones de barriles". Smart considera también que el crudo seguirá bajando porque el dólar sigue subiendo frente al euro y la libra esterlina y eso hace que muchos inversores se alejen de los mercados de materias primas, que se negocian en dólares.

El ministro venezolano de Petróleo, Rafael Ramírez, confirmó ayer la reducción de la producción. "Hay consenso -dijo- en la OPEP para una reducción y para una nueva cita en diciembre que analizará si procede una bajada suplementaria a inicios de 2009".

Comentá la nota