Qué opciones se manejan para pagar deuda sin el Fondo del Bicentenario

El Gobierno debe cubrir un bache de US$ 6.400 millones este año. Usaría más ganancias del BCRA.
La imposibilidad -al menos transitoria- de conformar el Fondo del Bicentenario con parte de las reservas del Banco Central, dejó al Gobierno frente a un dilema sobre cómo cubrir los vencimientos de la deuda pública durante 2010. A las alternativas que se evalúan en los despachos del Ministerio de Economía, se suman también iniciativas de la oposición. El panorama, por el momento, es el siguiente:

1 ¿Cuánto habrá que pagar a los acreedores en 2010?

Este año el Gobierno debe hacer frente a vencimientos de la deuda por unos US$ 16.400 millones. Pero sólo tiene asegurados recursos para pagar US$ 10.000 millones. En consecuencia, debe obtener por vías alternativas US$ 6.400 millones.

2 ¿Cómo se cubrirá la brecha de financiamiento?

La necesidad de obtener recursos para cubrir esos US$ 6.400 millones fue lo que impulsó al Gobierno a lanzar el Fondo del Bicentenario. La idea era destinar US$ 6.569 millones de las reservas acumuladas en el Banco Central para pagar a los organismos internacionales (como el Banco Mundial y el BID) y también a los acreedores privados (tenedores de bonos de deuda pública). Pero el traspié legal y político que sufrió el Decreto de Necesidad y Urgencia obligó a replanteos.

3 La opción principal: usar las ganancias del Banco Central.

El BCRA cerró 2009 con 20.000 millones de pesos de utilidades, derivadas de sus inversiones en bonos y de la devaluación del peso frente al dólar (que fue de 10% en el año), que es la moneda en la cual la entidad tiene la mayor parte de sus reservas. La intención del Ministerio de Economía sería aprovechar la nueva composición oficialista del BCRA -tras la salida de Redrado- para apropiarse de todas o casi todas las ganancias. Esto podría hacerlo sin conflictos, ya que el Gobierno es el único accionista del banco.

4 Se aleja la posibilidad de acceder al mercado de deuda

En el propio Gobierno admiten que está cada vez más lejos la posibilidad de que el país pueda retornar a los mercados internacionales para obtener crédito mediante la emisión de bonos. Sólo podría hacerlo a tasas de interés muy elevadas, superiores al 14% que le habían ofrecido en octubre de 2009. Aceptar esa tasa sería contraproducente para el país.

5 Las opciones extremas no tienen consenso

Entre las iniciativas que circulan para obtener financiamiento están las extremas: desde un fuerte ajuste fiscal para dar señales a los mercados, hasta el canje compulsivo de una parte de los depósitos bancarios por un bono. El Gobierno rechaza esas opciones porque afectarían sus aspiraciones electorales para 2011.

6 La oposición impulsa recetas alternativas

Los principales representantes de la oposición en el Congreso anticiparon este fin de semana que impulsarán una corrección del Presupuesto 2010, que fue aprobado hacia fines del año pasado con la mayoría kirchnerista. Advierten que el financiamiento del gasto tiene baches que el Gobierno no sabe cómo cubrirá. En tanto, el economista Mario Brodersohn, ex funcionario y asesor del radicalismo, elaboró una propuesta para que se puedan usar recursos del Banco Central sin constituir el Fondo del Bicentenario. Consiste en que la entidad compre los dólares del superávit comercial y luego para reabsorber los pesos emita Letes a cuenta del Tesoro Nacional.

Comentá la nota