"El FMI no es una opción para la Argentina"

En una entrevista exclusiva concedida a LA CAPITAL -la primera que ofrece como ministro de Economía de la Nación-, Amado Boudou aseguró que se mantendrá el tipo de cambio, criticó al FMI y defendió el programa de obra pública

En lo que se convirtió en el primer reportaje concedido como ministro de Economía de la Nación, el marplatense Amado Boudou aseguró anoche a LA CAPITAL que su gestión buscará profundizar el actual modelo, "sosteniendo el superávit fiscal, el superávit comercial, y llevando adelante un importante programa de obra pública, buscando acceder a los mercados voluntarios de créditos".

El flamante ministro, quien tras haber pasado el fin de semana en Mar del Plata anoche mismo retornó a Capital Federal para terminar de definir su equipo de colaboradores, defendió el actual tipo de cambio -"no hay tensiones", especificó- y volvió a criticar al Fondo Monetario Internacional. "Tal cual lo conocemos, el FMI no es una opción para la Argentina. Decididamente no es una opción para la Argentina porque ya sabemos cómo funciona esto, ya sabemos que marca para los distintos países políticas que, lejos de permitirles su desarrollo, lo que han hecho ha sido concentrar la economía, generar mucho desempleo y altísimos niveles de endeudamiento", reflexionó durante la exclusiva entrevista concedida a este matutino.

En otro tramo de la charla con LA CAPITAL, el ministro Amado Boudou dijo que tiene un "trato normal" con el polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. "Voy a ejercer la jefatura que puso en mis manos la Presidenta de la Nación", disparó, y cuando concretamente se le preguntó si Moreno continuará en el cargo fue contundente al afirmar que "no es un tema importante de hoy".

El titular del Palacio de Hacienda defendió a rajatabla el llamado al diálogo formulado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. "Los reclamos sectoriales son importantes, son válidos, pero hay que tener una visión de conjunto, de un país. Una Nación se hace entre todos, y en este contexto, los distintos sectores tienen que entender que es muy importante también lo que le pasa al resto", expresó, y aclaró: "Cuando se llama al diálogo es para discutir, para interpretar, para plantear y para escuchar".

En otro aspecto, el funcionario, ex titular de la Anses, remarcó que que en "el segundo semestre de 2009 va a empezar a registrarse un repunte en el mundo y entonces va a encontrar una Argentina lista para aprovechar todas las oportunidades. Una Argentina -se entusiasmó- que no perdió puestos de trabajo, que no perdió producción ni nivel de consumo. Nos va a encontrar listos para subir otro escalón, como viene sucediendo desde 2003 a la fecha", dijo.

Asimismo, consultado sobre la polémica en torno al funcionamiento del Indec, aclaró que "tenemos que ir hacia una situación en la cual el Indec vuelva a representar lo que realmente es: una herramienta técnica, de seguimiento de las variables en la República Argentina. Nosotros creemos que se han hecho muchas cosas buenas, hay que seguir haciendo otras, y hay que fortalecer esta institución", subrayó.

"Con todos los sectores en la misma mesa"

- Si bien todo ha sido muy repentino, cuál es el significado que le da a esta designación como ministro de Economía de la Nación.

- La verdad es que significa seguir formando parte del equipo de la Presidenta, ahora en un lugar con mayor relevancia, que sin dudas tiene que ver con toda la tarea que hemos venido desarrollando en la Anses, con la vuelta al sistema previsional público de reparto, con el fin de las AFJP, y tiene que ver con las líneas directrices que marcó la Presidenta en el discurso de Tucumán. Allí, la Presidenta marcó los ejes de lo que viene. Habló de diálogo, pero de un diálogo muy serio, con todos los distintos sectores sentados en una misma mesa. Hay que entender que los reclamos sectoriales son importantes, son válidos, pero hay que tener una visión de conjunto, de un país. Una Nación se hace entre todos, y en este contexto, los distintos sectores tienen que entender que es muy importante también lo que le pasa al resto. No se pueden pensar las medidas en términos del impacto que tienen solamente en un sector, sino en las exterioridades o en el efecto que tienen esas mismas medidas sobre el resto de los sectores. No se puede pensar en islas. El sector del trabajo, el sector empresario y el Gobierno formamos parte de la misma Nación.

- Esta convocatoria al diálogo por parte de la Presidenta ha despertado marcadas expectativas. Entre otros sectores, el campo, que quiere discutir el tema retenciones. ¿Está abierto este tema o no hay marcha atrás?

- Cuando se llama al diálogo es para discutir, para interpretar y para plantear y para escuchar. El campo es un sector más. Un importante sector de la economía argentina. Pero es un sector también que tiene que ver con la cadena de valor. Tampoco hay que verlo aislado. Hay que verlo como la agroindustria. Hay que ver cuál es la mejor forma para que genere empleo, para que agregue valor, para que aporte al superávit comercial. Con mucha tranquilidad y seriedad hay que ir escuchando y planteando cuál es el modelo porque nosotros no vamos a ir un modelo que pueda tener superávit comercial pero al mismo tiempo que no genere empleo. O que no aporte al consumo interno, que ha sido el eje central del crecimiento de Argentina en estos años. Hay que ver todos los sectores, y todas las medidas, como interactúan y cómo se interrelacionan y ver a la economía Argentina como un todo.

"Profundizar el modelo"

- ¿Cuáles serán las prioridades de la gestión?

- Las prioridades pasan por la profundización del modelo. Tienen que ver con sostener el superávit fiscal, sostener el superávit comercial y seguir llevando adelante un programa muy importante de obra pública. Hay que seguir con el financiamiento de esta obra y hay que acceder a los mercados voluntarios de créditos.

- ¿Como ministro de Economía, cómo ubica a la Argentina en este contexto de crisis internacional?

- Esta es una pregunta muy importante porque hay que entender que un país se desarrolla en un contexto. Y la verdad es que el contexto de los últimos nueve meses ha sido muy pero muy malo, donde muchos países perdían gran cantidad de puestos de trabajo, donde el valor de los activos financieros y físicos caía abruptamente, lo cual generó una contracción de la economía del mundo. Las distintas medidas que fue tomando la Presidenta de la Nación y su equipo permitieron que Argentina fuera sorteando esta crisis. Y aparentemente la crisis va a ser más corta de lo que todos preveíamos. Parece que en el segundo semestre de 2009 va a empezar a registrarse un repunte en el mundo y entonces va a encontrar una Argentina lista para aprovechar todas las oportunidades. Una Argentina que no perdió puestos de trabajo, que no perdió producción ni nivel de consumo. Nos va a encontrar listos para subir otro escalón, como viene sucediendo desde 2003 a la fecha.

- En este marco de mantenimiento de empleos fue importante la asignación de recursos de la Anses en distintas empresas, lo cual también ha generado algunas críticas.

- La instrucción de la Presidenta fue muy clara y nosotros apuntábamos a sostener la economía real. Y cuando decimos economía real es lo que le pasa a la gente. Es el trabajo, el capital social, que son muchas empresas funcionando, es el consumo, son las Pymes, son las nuevas inversiones en infraestructura... Entonces el redireccionamiento de todo lo que habían hechos las AFJP en el mercado financiero o en el exterior hacia la economía real permitió sostener en esta etapa el empleo, la producción y el consumo. Por eso a mí me gusta decir que las cosas no pasan por casualidad. Nosotros pudimos ir sorteando la crisis porque la Presidenta tomó medidas concretas en este sentido.

No al FMI, sí al Banco Mundial y al BID

- Hay muchas expectativas en cuanto a la relación que tendrá Argentina con el Fondo Monetario Internacional. ¿Cuál es su apreciación en este sentido?

- El Fondo Monetario Internacional tal cual lo conocemos no es una opción para la Argentina. Decididamente no es una opción para la Argentina porque ya sabemos como funciona esto, ya sabemos que marca para los distintos países políticas que, lejos de permitirles su desarrollo, lo que han hecho ha sido concentrar la economía, generar mucho desempleo y altísimos niveles de endeudamiento. En este sentido, nosotros aspiramos a trabajar con el Banco Mundial, con el Banco Interamericano de Desarrollo, con la Corporación Andina de Fomento (CAF) y con los mercados voluntarios de crédito para recrear el mercado de financiamiento de mediano y largo plazo en la Argentina.

- ¿Y en lo referente al Club de París...?

- No me gusta ponerme títulos como metas. Acá hay que recorrer los caminos que permitan ir llegando a obtener el financiamiento. Muchas veces se hablado de los holdouts del Club de París como si estos fueran trofeos a conseguir. Y deben ser la consecuencia de un trabajo que tenga un sentido nacional. Que tenga que ver con las prioridades que la Presidenta marca, con el mercado interno, con el consumo, con mantener el nivel de exportaciones y con que siga habiendo crecimiento con inclusión social.

- ¿Está de acuerdo con el actual tipo de cambio?

- Se ha ido haciendo un muy buen trabajo. Tenemos un tipo de cambio administrado y me parece que no hay tensiones, que es un tipo de cambio que tiene que ver con las necesidades de los distintos sectores. Desde el Gobierno, lo que miramos, es el cuadro completo, y no cada uno de los sectores, y nos parece que este es un tipo de cambio que está siendo muy bien administrado.

- El ministro del Interior Florencio Randazzo admitió que determinados aumentos son mayores a los que marca el Indec. ¿Cuál es la opinión del ministro de Economía sobre este delicado tema?

- El tema del Indec es otro de los títulos que hay que volver a poner en su dimensión. Un índice de precios es precisamente eso, un índice de precios con todas las fortalezas y debilidades que tiene. Me parece que tenemos que ir hacia una situación en la cual el Indec vuelva a representar lo que realmente es: una herramienta técnica, de seguimiento de las variables en la República Argentina. Nosotros creemos que se han hecho muchas cosas buenas, hay que seguir haciendo otras, y hay que fortalecer esta institución.

El futuro de Guillermo Moreno y el Indec

- Se han multiplicado las versiones en estas horas, algunas de las cuales ya se han descartado. Se habló de la implementación de un Bono Patriótico y del gravamen a la renta financiera, entre otras cuestiones.

- Nosotros vamos a trabajar con la misma tranquilidad, seriedad y consistencia que viene llevando adelante el proyecto político desde 2003. No se generan medidas rimbombantes sino que se trabaja muy fuerte en las cuestiones del día a día. A veces parece que lo único que pasa es lo que sale en los medios, pero todos los días los ministros trabajan, la administración pública trabaja, la Presidenta da instrucciones, marca líneas, y ese es el esfuerzo diario que tiene como resultado que la Argentina haya superado situaciones que parecían que no iban a poder solucionarse. Trabajaremos por ello, sabiendo también que queda mucho por hacer.

- Hoy todo los sectores hablan y apuntan hacia el polémico secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno. ¿Cómo se lleva con él?

- Guillermo Moreno es un secretario del área, tengo un buen trato, un trato normal, y vamos a seguir trabajando. La Presidenta me designó a mí como jefe del área económica y quien tiene la responsabilidad de conducción de un área tiene que llevar esa área adelante en términos de la línea que le marca la Presidenta y en términos de su propia impronta personal. Y eso es lo que yo voy a hacer. Ejercer la jefatura que puso en mis manos la Presidenta de la Nación.

- ¿Moreno continuará en el cargo?

- No es un tema importante de hoy.

- ¿Ya tiene designado el gabinete de colaboradores?

- Estoy trabajando justamente en eso.

- ¿Lo seguirá acompañando el marplatense Juan Guiñazú, ex secretario de Gobierno de la comuna?

- Guiñazú trabajó conmigo en Anses y va a seguir por supuesto en Economía. Quiero aprovechar este reportaje para señalar que la ceremonia de asunción, cuando la Presidenta me tomó juramento, fue un momento muy emocionante. Diría que fue el momento más emocionante de mi vida. Fue inolvidable que estuvieran mis padres y mi hermano, pero también fue muy importante que estuviera el intendente de Mar del Plata, el intendente de mi ciudad. Más allá de que Gustavo Pulti es un amigo, por quien siento un gran aprecio, en términos institucionales, que estuviera el intendente de Mar del Plata en ese momento, para mí fue muy emocionante.

- Justamente hoy en los diarios aparecen declaraciones de Pulti resaltando su designación al frente del Ministerio de Economía.

- Espero que sea importante para todos los argentinos, que trabajemos muy fuerte, pero no hay dudas que el corazoncito está acá y que hay mucho por hacer.

- ¿Cómo se viven estas horas? ¿Con tensión, con nerviosismo?

- No, para nada. Son horas de trabajo, de análisis, de evaluación. Son momentos de reflexión, de intercambio de opiniones y así van a seguir siendo.

- ¿Se terminaron los domingos de tranquilidad?

- Se terminaron (risas). Pero hace rato que para mí se terminaron los domingos...

Comentá la nota