"La opción militar no es la solución"

El papa Benedicto XVI afirmó que "la opción militar no es una solución" y dijo que "la violencia, de cualquier parte provenga y cualquier forma adopte, debe ser condenada con firmeza".
El Pontífice reiteró además el pedido de que una "tregua en la Franja de Gaza vuelva a entrar en vigor" y solicitó "el empeño determinante de la comunidad internacional".

Instó además a que "sean relanzadas las negociaciones de paz, renunciando al odio, a las provocaciones y al uso de las armas".

Benedicto XVI pronunció estas palabras referidas a Tierra Santa en el discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede durante el habitual encuentro anual para el intercambio de felicitaciones.

"Una vez más, querría repetir que la opción militar no es una solución y que la violencia, de cualquier parte provenga y cualquier forma adopte, debe ser condenada con firmeza", dijo.

El Papa auspició que, "con el empeño determinante de la comunidad internacional, la tregua en la franja de Gaza vuelva a entrar en vigor --lo que es indispensable para dar de nuevo condiciones de vida aceptables a la población-- y que sean relanzadas las negociaciones de paz, renunciando al odio, a las provocaciones y al uso de las armas".

A la "reconciliación" -dijo el Papa- no se podrá llegar sin adoptar un acercamiento global a los problemas de aquellos países, en el respeto de las aspiraciones y de los intereses legítimos de todas las poblaciones implicadas".

"Además de los esfuerzos renovados por la solución del conflicto entre israelíes y palestinos, que acabo de mencionar, es necesario dar un apoyo convencido al diálogo entre Israel y Siria y, para el Líbano, apoyar la consolidación de las instituciones, que serán más eficaz cuanto más se lleve a cabo con un espíritu de unidad", añadió.

Comentá la nota