Con once, al japonés le alcanza y sobra

El intendente Enrique García podrá retener la tan preciada Presidencia del Concejo Deliberante de Vicente López si se confirma la postura de algunos integrantes de Unión Pro que no quieren votar a los candidatos del Acuerdo Cívico y Social para así arrebatarle parte del poder al oficialismo radical K.
La discusión, entonces, se traslada al oficialismo, donde la mayoría del bloque que conduce Fabián Gnoffo no quiere apoyar al candidato de García, el empresario oleaginoso José Menoyo, que el mes pasado mantuvo su postura contraria a la decisión adoptada por la conducción en una votación casi insignificante.

En caso de llegar a un extremo que nunca antes se vivió dentro del oficialismo, ya que el Deliberativo piensa diferente del Ejecutivo, uno de los hombres "síntesis" sería Guillermo Ruíz, intendente interino cuando García se ausenta o toma licencia y de buena relación con el resto de sus pares.

La novedad sobre la imposibilidad de llegar a un consenso y pugnar por la conducción del Cuerpo a través de una votación conjunta entre el Acuerdo y Unión Pro se produjo porque se conocieron algunas conversaciones dentro de ambos partidos por separado. Ni uno apoyaría al otro por las mismas razones: pertenencias partidarias y resultados electorales.

Mientras que Unión Pro dice que al ganar le corresponde la conducción, los coalicionistas muestran que en número son más que ellos, al menos por uno. "La verdad es que todo esto me hace acordar a la discusión de los borrachos, porque hasta ahora, siempre apareció la mano del oficialismo para "convencer" a algún amigo", reveló un concejal que ya termina su mandato, siempre como opositor.

Comentá la nota