La Oncca comenzó a liberar exportaciones de trigo y maíz

Beneficia a 12 empresas por algo más de 710.000 toneladas, a través del pago adelantado de retenciones. Los precios de cereales siguen por el piso
La Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) comenzó a autorizar ayer los Registros de Operación de Exportación (ROE Verde) para el trigo y el maíz de la nueva cosecha. Lo curioso fue que lo hizo de manera sigilosa, algo impensado en los tiempos en que el ente respondía al jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray.

Mediante 33 autorizaciones, publicadas en la página web de la oficina que dirige el pingüino Juan Manuel Campillo y que depende del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, se inauguró la prometida apertura de los registros de exportación para ambos cereales de la cosecha 2009/10.

Las autorizaciones se realizaron para 12 exportadores, por 309.000 toneladas de trigo y 415.125 toneladas de maíz, con la modalidad ROE 365, la cual implica que el trader adelanta el pago de retenciones a cambio de poder embarcar la mercadería declarada con plazos de hasta un año.

Esta es la primera vez en más de dos años que se abren los registros de ventas al exterior de trigo y de maíz. Las clausuras de las declaraciones juradas de ventas al exterior, como se llamaban cuando el sistema lo controlaba la antigua Secretaría de Agricultura, se habían dispuesto para salvaguardar el mercado interno, ante cosechas flojas que podían poner en riesgo el abastecimiento interno de ambos cereales.

La reapertura del comercio exterior de granos, uno de los reiterados reclamos de la mesa de enlace, se prometió en la reunión que el 31 de julio pasado mantuvo el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, con los presidentes de las cuatro gremiales agropecuarias.

Pero hubo que esperar hasta el 11 de septiembre para que se oficializara el acuerdo entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y las grandes empresas de cereales (Cargill, Bunge, Louis Dreyfus y la local Aceitera General Deheza, entre otras), en un acto en la Casa Rosada al que las entidades no concurrieron.

Pero recién el pasado lunes 5 entró en vigencia el nuevo esquema para exportar trigo y maíz, sobre la base de garantizar un consumo interno de 6,5 millones de toneladas de trigo y 8 millones de toneladas de maíz. Según se prevé, los exportadores podrán vender al mundo 1 millón de toneladas de trigo y 1,5 de maíz de la cosecha 2009/10.

En el mercado esperaban la apertura de los registros de exportación que serán permanentes, según la promesa oficial y siempre que se garantice el abastecimiento interno, aunque descartan que vaya a tener repercusión inmediata en la avidez de los compradores de cereales. Hace semanas que los exportadores están retirados de las plazas granarias locales. Se estima que es porque los traders ya compraron, a precio bajo, buena parte del saldo exportable de ambos granos.

Comentá la nota