La OMIC comenzará a exigir la exhibición de los precios

A principios de octubre, se iniciarán las recorridas. Cambiar conductas y no sancionar resulta la premisa de la tarea.
Los inspectores de la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) comenzarán a controlar que todos los comercios habilitados al público exhiban los precios de los productos que expenden. Ya sea en vidrieras, góndolas, mostradores o percheros, los artículos tendrán que llevar esa información, según las resoluciones que así lo imponen desde 2002.

"Al igual que lo que hicimos con la ley de Talles, verificaremos la exhibición de precios que determinan las características de la obligación. Antes de iniciar los controles --no tienen antecedentes en la ciudad--, los inspectores se capacitarán en la dirección de Comercio de la Provincia, organismo con el que la OMIC comparte la condición de ser la autoridad de aplicación de la ley de Lealtad Comercial", indicó Diego Aldacour, responsable de la OMIC.

Según el funcionario, la capacitación es necesaria porque, si bien la ley es clara, hay que unificar criterios a la hora de proceder. Por ejemplo, en el labrado de actas, para que no sea considerado nulo el procedimiento.

Es por ello que el martes y miércoles, nueve integrantes de la dirección de Comercio dictarán un curso en nuestra ciudad. De hecho, Aldacour comentó que se invitará a la capacitación a todas las OMIC de la zona.

En los casos en que no es posible asignar un precio por unidad (como en los de la carne, el pan o las telas), la referencia debe realizarse por unidad de medida (kilo, metro, etcétera) y en una lista de precios.

"La ley de Lealtad Comercial tiene que ver con el derecho a la información de los consumidores y es por ello que, de las resoluciones, surge que la obligación se cumple cuando se exhiben en forma clara, visible y por unidad, los precios de contado y los medios de pago que acepta el comercio", dijo.

La OMIC cuenta con tres inspectores, uno de los cuales se encuentra en etapa de capacitación.

Las primeras recorridas se realizarán a principios octubre venidero y tendrán por objeto informar de la exigencia a los comerciantes que no cumplan con la norma.

"Nuestra intención, en realidad, es cambiar conductas y no sancionar. Por eso, más allá de que el comerciante esté obligado a saber cuáles son las normativas que rigen su actividad, vamos a informarle de la existencia de las resoluciones y cómo deben ser exhibidos los precios, para que tenga la oportunidad de cumplirlas. En caso de ser reticente o no respetar la ley, vamos a imputar al comercio ante el Tribunal de Faltas", explicó.

Ante el no cumplimiento.

Al momento de determinar el monto de una sanción pedida en la imputación, la OMIC evalúa los beneficios que obtiene el infractor al cometer dicha falta.

"Cuando una empresa no se beneficia directamente del incumplimiento de una norma, no es tan grave como si esto sucede. Los cierto es que la ley de Lealtad Comercial y, especialmente, la exhibición de los precios, no apunta tanto a proteger al consumidor sino al resto de las empresas. Si una firma no cumple con la reglamentación, tiene un ahorro adicional por sobre las que sí lo hacen", mencionó Aldacour.

La no exhibición de los precios también posibilita al comerciante modificarlos "de acuerdo con la cara del cliente" sin que este lo perciba.

"Esta norma también apunta a evitar la impulsividad en el consumo. El consumidor responsable debe programar sus compras según sus necesidades y sus ingresos. Y, en ese sentido, el derecho a la información es esencial. La obligación de exhibir precios tiende a ponerle límites al consumismo, puesto que, de no cumplirse, compra sin la conciencia real de lo que va gastando", agregó.

Qué dice la ley

Las disposiciones que se encuentran en vigencia indican que quienes ofrezcan productos, bienes muebles o servicios a consumidores finales deberán indicar el precio en la moneda de curso legal en la Argentina.

El precio debe ser el de contado en dinero efectivo y corresponderá al importe total que, efectivamente, deba abonar el consumidor final.

En los casos en que, además, se acepte la opción de pago mediante letras, bonos u otros medios, tal circunstancia debe indicarse claramente en los lugares de acceso al establecimiento, así como el valor en pesos.

Si el precio se ofrece en una moneda extranjera, se puede exhibir en caracteres menos relevantes que los correspondientes a la respectiva indicación en pesos.

Cuando los precios se exhiban financiados, tiene que indicarse el valor de contado en dinero efectivo, el total financiado, el anticipo (si lo hubiere), la cantidad y monto de las cuotas y la tasa de interés efectiva anual aplicada, calculada sobre el precio de contado en dinero efectivo.

La exhibición de los precios debe efectuarse por unidad, en forma clara, visible, horizontal y legible. Cuando se realice mediante listas, estas deberán exponerse en los lugares de acceso a la vista del público y en los lugares de venta.

En el caso de los servicios, los precios deben exhibirse mediante listas colocadas en lugares que permitan una clara visualización por parte de los consumidores, con anterioridad a la utilización o contratación de los mismos.

Douglas J.León

Según los rubros

Quedan exceptuados del cumplimiento de la resolución los comercios de alhajas, antigüedades, obras de arte y pieles naturales.

A

En las carnicerías, pescaderías, panaderías y casas de comida para llevar, se tiene que efectuar la exhibición de precios mediante carteleras ubicadas en el interior de los locales, en forma destacada y visible, en las que se harán constar los precios por unidad de venta.

B

Los responsables de farmacias deben tener a disposición del público la lista de precios actualizados, así como un listado de los descuentos y beneficios establecidos.

C

En los garages o playas de estacionamiento, la exhibición tiene que efectuarse mediante listas ubicadas en las entradas o lugares de acceso, especificando el valor por día, hora o fracción, según el tipo y tamaño de cada unidad (chico, mediano o grande).

Facturación de gas y críticas al gobierno nacional

Las facturas reformuladas del servicio de gas comenzaron a entregarse a la ciudad y algunos clientes ya concurrieron a la OMIC, para consultar si el monto a pagar es el correcto.

Aldacour sostuvo que las facturaciones, en general, son correctas, pero expresó que "los anuncios del gobierno nacional debieron ser más precisos".

"Julio De Vido anunció devolver a las prestatarias del servicio el cien por ciento del subsidio correspondiente a los meses de junio y julio y el 70 por ciento del bimestre agosto-septiembre.

"Esto trae confusión a aquellos usuarios que pensaban que esto se trasladaba a la factura, comprendiendo el bimestre facturado. Esto no se dio, puesto que las mediciones bimestrales de la empresa no se llevan a cabo en un solo día, sino que se realizan por sectores, variando el comienzo de la lectura de un vecino al otro. Tiene que ver con una logística imposible de realizar uniformemente", dijo.

El responsable de la OMIC comentó que los usuarios que se acercaron hasta la oficina esperaban que, en la refacturación, se les redujera el importe a menos del 50 por ciento, aunque sólo registraron una baja del 30 por ciento.

"En estos casos, puesto que los contribuyentes tenían contabilizados en la misma factura varios días de mayo (un mes que no estaba subsidiado), la refacturación se hizo correctamente", expresó.

Por último, señaló que las informaciones que contenían las facturas, como ser "Consumo subsidiado por el Estado Nacional", eran absolutamente innecesarias y generaron un gran malestar entre los usuarios.

"En definitiva, son siempre los ciudadanos los que, directa o indirectamente, terminan pagando, ya sea el gas que consumen como el subsidio que paga el gas que consumen. Estas manifestaciones caprichosas hacen pensar que el gobierno nacional se arrastra sordo en una espiral descendente de consecuencias muy negativas para el país", señaló el titular de la OMIC.

En cuanto a la segunda hoja que acompaña a las facturas, "donde se pretende dar una lección a los usuarios, informándoles lo que pagarían si vivieran en Chile, Uruguay o Brasil", consideró que ha provocado un fastidio generalizado.

"Estas actitudes, con aire pedagógico, deberían comenzar con el ejemplo, y la señora presidenta Cristina Fernández informarnos qué sucedería en estos países con funcionarios de jerarquía presidencial, cuando, en el transcurso de un año, aumentan su patrimonio en un 150 por ciento", indicó Aldacour.

Comentá la nota