Omar De Marchi, candidato por el PD: "El problema es que Jaque y Cobos son lo mismo"

El demócrata niega la posibilidad de que la elección vaya a polarizarse, cuestiona a peronistas y radicales por igual por "no solucionar los problemas de la gente" y defiende su alianza con Macri.

Es padre de familia, como dice el primer spot televisivo que salió a instalarlo como candidato a diputado nacional, pero no tiene 42 años. No es que haya mentido sino que acaba de cumplir años y está orgulloso de sus 43. "No mentí en la publicidad, sino que quedó vieja", avisa para que, no vaya a ser cosa, el voto castigo también lo golpee a él.

Omar De Marchi busca su reelección y es el eje de la campaña del PD-Pro, su cara copa las calles de la provincia y se multiplica mucho más que la de Juan Carlos Aguinaga, el candidato a senador nacional. Aunque ya no conduce formalmente el centenario partido, todos sus correligionarios dicen que el jefe sigue siendo él.

-Después de 4 años en el Congreso, ¿qué le puede decir a los mendocinos qué hizo?

-He sido coherente en la defensa de los intereses de Mendoza. Impulsé la derogación de la promoción industrial en las provincias vecinas, voté contra los superpoderes y defendí la coparticipación. Esto lo hice siempre y remarco la palabra ‘siempre’ porque muchos han variado sus posiciones de acuerdo a las circunstancias políticas.

-Parece que apunta a los legisladores del cobismo, que empezaron siendo oficialismo y hoy son oposición. ¿Cree que Julio Cobos debería renunciar a la Vicepresidencia?

-La Argentina tiene un vicepresidente que no quiero calificar, pero que compartió el proyecto kirchnerista: los superpoderes, los cambios en el Consejo de la Magistratura, el actual sistema de coparticipación. Lo que hoy es el kirchnerismo, lo es desde 2003, no es que el matrimonio presidencial cambió de repente. Pero respondiendo la pregunta, creo que no debería renunciar, sino ser consecuente con el proyecto que él apoyó en 2007.

-¿Por qué cree que la gente, según las encuestas, castiga a Jaque por no cumplir su promesa de bajar el delito y no castiga a Cobos, quien prometió ser parte del modelo K y después no lo hizo?

-Creo que es porque con la seguridad no se juega. Pero el tiempo se va a encargar de sancionar a todos los que mintieron. Quiero recordar que en los cuatro años de gobierno de Cobos hubo 600 personas que murieron por consecuencia de delitos violentos.

-¿Está arrepentido de haber impulsado a Aguinaga como ministro de Seguridad de Jaque?

-Los cuatro meses de Juan Carlos en el Ministerio fueron los únicos meses, en 20 años, en que los mendocinos tuvimos seguridad. Había un equipo calificado, un plan y la percepción de que las cosas se estaban haciendo. Aguinaga se fue por un tema político, no de seguridad. Nosotros como partido nunca cogobernamos.

Sólo aportamos nuestros equipos para el Ministerio de Seguridad. Un mendocino que quiere a su provincia no tiene opciones cuando lo convocan a luchar contra la inseguridad. Reducimos un 12% los delitos, este número fue convalidado por la información de la Suprema Corte.

-¿Cuál es la opinión que tiene de Jaque como gobernador?

-Jaque dilapidó el crédito de confianza que le dio la gente y de eso no se vuelve. El problema es que desde hace 20 años ningún gobierno resolvió los problemas básicos de la gente: la educación, la salud, el empleo y la seguridad. Al contrario, se han exacerbado.

-En todos esos años el PD nunca fue gobierno, ¿no es culpa también de ustedes por no haber podido llegar a la gente?

-Sin dudas. No hemos sido capaces de llegar con nuestro mensaje. Estuvimos muy cerca en 1999. Carlos Balter fue el gran gobernador que se perdió Mendoza. Pero hemos recuperado el camino, estamos creciendo y estoy seguro de que vamos a gobernar la provincia.

-¿Por qué se alió con Mauricio Macri?

-Mauricio es un hombre obsesionado con los resultados, no se enrosca en discusiones sin contenido. El país necesita de gobernantes que solucionen los problemas de la gente.

-¿No le da resquemor la alianza de Macri con el peronismo residual? ¿No teme que el Pro termine siendo una línea interna más del PJ?

-Es que tengo otro diagnóstico, creo que los nuevos tiempos vienen del surgimiento de dos espacios moderados, lo que antes se definía como una centro-izquierda y una centro-derecha, que tendrán como eje, por un lado al socialismo y el radicalismo, y por otro al Pro y los partidos provinciales. Y el peronismo alimentará ambos espacios. El kirchnerismo es el epílogo de una decadencia general de la política.

-¿Una derrota de Kirchner y del Gobierno en las elecciones podría desatar una crisis institucional en el país?

-Creo que efectivamente gana la oposición, pero habrá que imprimirle mucha responsabilidad, desde las dos partes al diálogo para tener un país normal. No es tiempo de revanchas.

-¿Qué opina de la pelea de Jaque y Cobos en los días previos a las elecciones?

-Se pelean por ver quién ha sido peor. La gente ya aplazó a los dos, a Cobos en 2007 cuando su partido perdió la Gobernación y a Jaque todos los días. Ambos deberían dar un paso al costado.

-¿Pero tiene miedo o no de que la elección se polarice entre Jaque y Cobos?

-Es que no son opciones entre ellos porque ambos son lo mismo, ése es el problema. No hay que olvidarse que en 2007 compartieron la misma boleta, uno como vicepresidente y otro como gobernador. Uno de los dos, en aquel momento, no fue leal con la gente.

Comentá la nota