Omar Félix fue muy duro con Sanz y este pidió el voto para un Cobos presidenciable.

Por más de una hora y media, debatieron en la Legislatura para el programa "El Debate", de canal 7, los candidatos a diputados y senadores nacionales del justicialismo, el Frente Cívico y los demócratas.
Particularmente duro, Omar Félix, terminó su participación en el debate por Canal 7 al preguntar a la gente "si dejaría sus bienes y destinos en manos de los que llevaron el país al incendio". Ernesto Sanz, que se quejó de la campaña sucia, en cambio, prefirió recordar que si tenían el apoyo de la gente un mendocino podría quedar a las puertas de ser presidente de la Nación, en obvia referencia, claro está, de Julio Cobos.

Sobre tres ejes entraron en debate anoche los candidatos a diputados y senadores nacionales por el partido Justicialista, el Frente Cívico y el partido Demócrata, Omar Félix y Adolfo Bermejo; Ricardo Manzur y Ernesto Sanz; Omar De Marchi y Juan Carlos Aguinaga, en el programa "El Debate" emitido por Canal 7 y realizado en el recinto de la Legislatura provincial que comenzó alrededor de las 23 horas del miércoles y finalizó a las 0.40 de este jueves

El conductor, el periodista Carlos Hernández, propuso hablar de la situación provincial, la nacional y luego dar lugar a las propuestas.Uno de los cruces más interesantes fue cuando discutieron Félix, Manzur y De Marchi por el impuesto al cheque y el veto de Cristina a la ley de protección de los glaciares.

Tanto el radical como el demócrata insistieron en que hay que eliminar el impuesto al cheque. Manzur explicó que de Mendoza se van 650 millones de pesos y vuelven tan sólo 180 millones. La charla subió de tono y "lo apretaron" al justicialista del sur quien dijo que "no" iba a votar contra del impuesto al cheque sino en el marco de una reforma integral.

Luego insistió en que "sí" votará en contra pero advirtió que no se puede hacer de un día para otro sino en forma gradual. Félix también se comprometió a votar en contra del veto de Cristina por los glaciares.

Manzur había advertido antes que si Portezuelo del Viento se hará con dinero del ANSES como también la ayuda para empresas quebradas, pues el sistema jubilatorio se quedará sin dinero.

De todos modos, De Marchi recordó que existe el compromiso de hace dos años, entre Kirchner y Cobos, que la Nación financiará esa obra con plata de la Nación y que ahora no se podía retroceder. Félix dijo que hay que estar tranquilos porque habrá años de trabajo y aportes para la jubilación y que el sistema no quebrará.Situación nacional.

Sanz, como es su costumbre, se mostró combativo y sagaz, a lo que Bermejo le contestó con un pedido de "más optimismo".

El demócrata Juan Carlos Aguinaga no se quedó atrás en las críticas, tanto hacia justicialistas como hacia cobosrradicales.

En la segunda etapa del debate, les tocó el turno a los candidatos a diputado nacional. Abrió el fuego Omar Félix (PJ), quien ponderó a las gestiones K recordando cómo tomó el poder Néstor Kirchner en el 2003. "Vamos por más", concluyó.

Ricardo Mansur (UCR-Confe) pintó, a su turno, un panorama económico muy malo, criticó al Gobierno nacional y reclamó previsibilidad.

Omar de Marchi (PJ) pidió directamente "cambiar la política". Y mostró las boletas del 2007, con una cantidad enorme de nombres cruzados. Dejó claro que justicialistas ahora K no lo eran hace poco y radicales K son ahora cobistas furiosos y que, a su vez, Julio Cobos es ahora opositor de los que antes apoyó con entusiasmo. Fue lo más original de la noche.

Y la discusión volvió al plano nacional, con Félix defendiendo con argumentos atendibles al Gobierno nacional, con Mansur insistiendo en los efectos de la crisis internacional y con De Marchi machacando una vez más con las contradicciones de los dirigentes mendocinos de los partidos grandes.

Situación local. En el segundo segmento, la alianza UCR-Confe insistió con la concentración de recursos en Buenos Aires. Algo similar hizo el PD, poniendo el ojo en supuestos desmanejos del Gobierno nacional. Aguinaga, puntualmente, hizo hincapié en, según dijo, la falta de plan para combatir la inseguridad.

Bermejo admitió dificultades en la provincia y evocó la crisis internacional. Habló como intendente, puntualizó problemas de diferentes departamentos y manifestó la necesidad de que los legisladores nacionales gestionen ayudas directas de la Nación. Otra vez pidió no "quejarnos tanto" y apostar a los "sueños, tenemos que ser optimistas", e insistió con la unión de los mendocinos en el Congreso de la Nación.

Sanz pasó factura al gobernador Jaque porque "nunca ha citado a los legisladores nacionales mendocinos". Bermejo contraatacó diciendo que él ha sido intendente con gobernador de otro partido. En esa ocasión, dijo: "Fui a buscar soluciones, no esperé que me llamaran".

Aguinaga, a su turno, volvió a pegarles a justicialistas y radicales, recordó otra vez el ambiguo papel de Julio Cobos, quien no estuvo presente.

Luego hubo chisporroteos por diferentes cuestiones de fondo y obras en la provincia. Sin embargo, nunca ninguno perdió la compostura.

Como toda la noche, Sanz intentó incomodar afirmando: "El PD tiene la idea de que el Estado no tiene que cobrar impuestos ni nada".

Acto seguido, De Marchi siguió con su juego de intentar mostrar al PJ y a la UCR-Confe como lo mismo, para repetir la idea de "cambiar la política". Afirmó que desde hace 20 años la situación ha empeorado en Mendoza con gobiernos tanto del PJ como radicales.Félix, de los más sólidos, ponderó la ayuda fiscal a pequeños productores y admitió falencias, aunque siempre coherente respecto de la defensa de la política oficial.

Un tema recurrente fue el polémico Impuesto al Cheque, que todos criticaron, aunque el PJ recordó que fue una iniciativa de la Alianza. Fue tema de controversia y provocó una discusión en la que Félix levantó la voz varias veces.Proyectos.

Cuando les tocó hablar de proyectos de ley, en el último segmento del debate, Aguinaga propuso realizar barrios sociales con exenciones impositivas tanto nacionales como provinciales, "lo que servirá para combatir la inseguridad".

Adolfo Bermejo dijo que impulsará un sistema de precios para productos regionales, presentará un proyecto para construir más viviendas y otro para recuperar el ferrocarril.

Por último, un ingreso universal por familia.Sanz, a su turno, afirmó que trabajará para recuperar los "1.500 millones de pesos de los mendocinos que están en Buenos Aires". También dijo que impulsará quita de impuestos para gastos en seguridad.

El radical, sorprendió invitando a los demás candidatos a luchar juntos, "para derogar los superpoderes", y los llamó a que se comprometan a votar en conjunto. Aguinaga levantó el guante y dijo que lo apoyaría.

Los justicialistas cambiaron de tema: confirmaron apoyar la reforma de la Constitución provincial respecto de la limitación a la reelección de intendentes, cuestión que los demás también dijeron apoyar.

Comentá la nota