"Olvidemos los rencores y las divisiones estériles", pidió Sánchez.

El intendente mantuvo así un discurso dirigido a la gente de campo, como lo hiciera al inaugurar la presente edición. "No nos olvidemos de volver a las fuentes, es decir trabajar la tierra", sostuvo. Acompañaron el acto oficial el ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, y el presidente del Banco Provincia, Guillermo Francos.
En su discurso del acto central de la Fiesta Provincial del Trigo, el intendente Carlos Sánchez volvió en pocos días a hablar de unidad, y en clara alusión a la gente de campo pidió que "a partir de estos días olvidemos los rencores, las peleas, los enconos y las divisiones estériles" para comenzar a producir.

En el palco oficial estuvieron el ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, y el presidente del Banco Provincia, Guillermo Francos, entre otros funcionarios provinciales presentes en la fiesta.

Manteniendo el mismo tono, Sánchez aludió a que "en algún momento a lo largo de estos meses de organización y trabajo se puso en dudas si la fiesta se iba a realizar. Demasiados inconvenientes circundan hoy a la producción y al mundo en general, inmerso en una crisis económica sin precedentes, pero personalmente nunca tuve dudas que la fiesta debía realizarse, y que no debía haber circunstancia alguna que nos privara de este encuentro. Es más, creo que es una obligación del gobierno municipal crear, organizar y establecer espacios comunes para el encuentro y la interacción de todos los sectores".

Sin que tuviera relación con el hecho convocante, igualmente el intendente aprovechó la tribuna para hablar una vez de las obras que le regaló el gobierno nacional, sobre lo cual dijo que era "un momento histórico", porque son de "enorme importancia estratégica, sin las cuales no hubiera sido posible seguir creciendo", admitió.

Tras enumerar las obras en cuestión, apuntó que las mismas iban a "revolucionar nuestro distrito y la zona, serán el gran desafío de este año porque no sólo son fundamentales para nuestro crecimiento sino que dinamizarán la economía local, generando mano de obra y un enorme movimiento en todo el partido".

Recorte de gastos

Pero también advirtió sobre la contracara del caso. "Estas obras no deben hacernos olvidar que nos espera puertas adentro un año austero y de fuerte recorte de gastos, no puede ser de otra manera cuando los índices de coparticipación están por debajo de lo esperado, cuando la recesión es un fantasma acechante y la crisis sobrevuela nuestro cielo".

No obstante dijo que "debemos ser cautos, pero esto es muy diferente a ser derrotistas o pesimistas", y opinó que lo peor ya pasó, no podrá este 2009 traer condiciones más adversas que el año anterior para el sector productivo. Llegamos hasta el fondo y es la hora de resurgir, pero para que esto pase debemos poner nuestra confianza, nuestro esfuerzo y sobre todas las cosas nuestro trabajo, nadie hará por nosotros lo que nosotros no hacemos, y aunque sigamos luchando por mejores condiciones para nuestra producción, no nos olvidemos de volver a las fuentes, es decir trabajar la tierra, de poner en funcionamiento nuestras fábricas y de abrir nuestros comercios, sólo la esperanza y la fe nos van a sacar adelante".

El jefe comunal resaltó que a Tres Arroyos "y la zona le sobra empuje y fortaleza para volver a ser el motor del desarrollo regional. Hoy más que nunca tenemos las condiciones para ser una región referente de la producción y la industria, tenemos la infraestructura, la riqueza de la tierra y el conocimiento y la capacidad de hombres y mujeres que han sabido desde siempre transformar la realidad más difícil en días prósperos y de júbilo. Que esa riqueza de recursos humanos no quede opacada detrás de problemas estructurales que no están a nuestro alcance solucionar, y que son más propios de la teoría que de la realidad del día a día".

Olvidar

Fue luego cuando Sánchez dijo que "a pesar de todos los escollos y del difícil año atravesado aquí estamos de nuevo, construyendo la fiesta popular más importante de la región. Que sea el ámbito propicio para el encuentro de todos y que a partir de estos días olvidemos los rencores, las peleas, los enconos y las divisiones estériles, y pongamos toda nuestra energía a dar vida a este enorme motor de la producción que se da en llamar el sudeste de la provincia de Buenos Aires".

Asimismo indicó que "ya se empiezan a ver luces en el horizonte, algunas condiciones de precios y producción están mejorando, la lluvia nos ha bendecido en estos días, las señales en definitiva son positivas, tomémoslas como bandera para encarar un año con confianza y esperanza, sólo así podremos encontrarnos en la edición número cuarenta y uno de la Fiesta Provincial del Trigo y tener sobrados motivos para festejar y celebrar los logros obtenidos entre todos a lo largo del año".

Comentá la nota