Olmert, a juicio acusado por casos de corrupción

Se lo imputa por fraude, abuso de confianza y ocultar ingresos al fisco.
Fraude, abuso de confianza e ingresos ocultados a las autoridades fiscales. Estas son las acusaciones que podrían llevar a prisión al ex primer ministro israelí, Ehud Olmert, imputado ayer por tres casos de corrupción, tras meses de investigaciones que lo obligaron a dimitir de su cargo hace un año.

La Fiscalía del Estado presentó cargos contra Olmert en el Tribunal de Distrito de Jerusalén relacionados con los escándalos conocidos como "Rishon Tours" (el cobro doble y triple de "cobertura de gastos" de viajes al exterior), "Sobres de Efectivo" (las coimas que recibió Olmert de manos del hombre de negocios norteamericano Moshe Talansky) y "Centro de Inversiones" (referido al apoyo económico otorgado por Olmert a "dedo" en vez atravesar comisiones de evaluación), todos delitos que habrían sido cometidos mientras el ex premier ocupaba los cargos de alcalde de Jerusalén y ministro de Comercio.

Shula Zaken, la asistente personal y ex jefa de la oficina de Olmert durante las últimas décadas, también será imputada por varios cargos.

Olmert negó todos los cargos y reiteró su inocencia, pero cumpliendo con la ley, se vio obligado a dimitir al ser procesado.

El experimentado político renunció como primer ministro en septiembre de 2008, diciendo que pretendía dar una lucha legal para limpiar su nombre. Ya en el pasado, siendo diputado, había enfrentado un juicio por acciones ilegales cuando tenía a su cargo la administración económica de la campaña proselitista del partido Likud, en 1988. De aquel juicio salió sobreseído. Olmert ostenta ahora el récord de ser el primer el jefe de gobierno que es llevado a juicio en Israel. Igualmente otros altos cargos han estado o están en la mira de la Justicia. El ex presidente israelí Moshe Katsav se retiró de sus funciones en enero de 2007 para afrontar diversos cargos criminales por agresiones sexuales a sus subordinadas. El 15 de julio de 2007 expiró su mandato presidencial y fue sustituido por Shimon Peres. Y el actual canciller Avigdor Lieberman, es actualmente investigado bajo la sospecha de soborno, fraude y lavado de dinero.

Comentá la nota