En Olivos, Kirchner define las listas de candidatos en Provincia

Fuentes del Gobierno indicaron que quiere a Sergio Massa en la nómina. Pero que habría descartado llevar a la ministra Graciela Ocaña. Se descuenta que encabezará el ex presidente, seguido por Daniel Scioli y la actriz Nacha Guevara.
Pese a que se siguió negociando hasta las últimas horas de anoche, en Olivos, la Casa Rosada y en otros lugares, todavía no está cerrada la lista de diputados nacionales del kirchnerismo. Para muestra bastan dos ejemplos: fuentes oficiales aseguraron que Néstor Kirchner quiere en el cuarto lugar de esa nómina a Sergio Massa. Pero el jefe de Gabinete mantuvo un hermético silencio, poniendo una cuota más de suspenso a las tensas gestiones que se llevarán adelante durante todo el día de hoy.

Y una versión que circuló en la tarde ayer volvió a colocar en carrera para ser candidata a diputada a la ministra de Salud, Graciela Ocaña. Sin embargo, en la Casa Rosada dijeron que a "Ocaña nadie le ofreció nada". Tres semanas atrás la ministra de Salud declaró que no iba a postularse, que su atención estaba dirigida a coordinar la lucha contra el dengue.

Lo curioso del caso es que a menos de 24 horas del plazo que fija la Justicia para la presentación de los candidatos, ni siquiera Kirchner confirmó si será de la partida, aunque se descuenta que encabezará la lista del Frente para la Victoria, seguido por el gobernador Daniel Scioli y la artista Nacha Guevara.

Ya se dijo que el jefe del peronismo presionó a Massa para que sea el cuarto, aunque aún no está claro si también la del jefe de Gabinete será una candidatura testimonial, o si por el contrario, renuncia a su cargo para hacer campaña. Trascendió que la presidenta Cristina Fernández le dijo a Massa que lo necesitaba a su lado. Sin embargo Massa es intendente de Tigre en uso de licencia y si integra la nómina bonaerense sería tres cosas a la vez: Jefe de Gabinete en ejercicio, intendente de licencia y candidato testimonial. Massa había dicho que no quería ser las tres cosas.

Una muestra más de la importancia que el Gobierno otorga a la elección en la provincia de Buenos Aires, fueron las numerosas reuniones que se realizaron ayer, en Olivos, la Rosada, las oficinas que Scioli tiene en la casa central del Banco Provincia en la Ciudad, en la Plata y en otros sitios del conurbano y la provincia.

La necesidad que tiene el Gobierno de ganar por un margen respetable el mayor y más poblado distrito del país explican las candidaturas testimoniales del gobernador, del vicegobernador Alberto Balestrini (encabeza la nómina de diputados provinciales por la tercera sección electoral) ministros e intendentes. Todos ellos figuran en los primeros lugares, pero han anticipado que no asumirán si resultan electos y que lo hacen par reforzar las chances del oficialismo, ante un comicio que aparece reñido según indican la mayoría de las encuestas.

Pese el hermetismo reinante hay algunos nombres que estarán sí o sí en la estratégica grilla de candidatos a diputados nacionales. A los nombrados se agregan Héctor Recalde asesor legal de la CGT, Diana Conti, Luis Cigonia, el sindicalista de la UOM, Antonio Caló y Carlos Kunkel.

Scioli y Balestrini estuvieron ocupados en suturar las heridas en las ocho secciones electorales de la provincia. La novedad es que el intendente de Mar del Plata, Gustavo Pulti accedió a ser el primero en la lista de senadores provinciales de la quinta sección.

Por su parte el ministro del Interior Florencio Randazzo que ya había estado en Olivos a la mañana retornó pasadas las 21,30 a la quinta presidencial. Todavía hay problemas en la sexta y la séptima sección y falta que Kirchner defina los lugares que restan en la lista de diputados nacionales.

Comentá la nota