La olivicultura, en riesgo permanente por la crisis.

El presidente de la Asociación Olivícola de Catamarca (ASOLCAT) Gustavo Lupiano, opinó que la crisis que afecta al sector se acentuó con mayor fuerza a partir del derrumbe de las finanzas a nivel internacional.
Y consideró que, con la mayor prontitud posible, deberán implementarse políticas productivas para solventar el sostenimiento de la olivicultura en Argentina.

Es que el sector olivícola viene en baja desde hace un par de años por el estancamiento de los precios de la oliva y el progresivo incremento de los productos agroquímicos, maquinaria, impuestos y mano de obra.

"Todas las acciones que se están intentando llevar a cabo para apuntalar al sector son bienvenidas. No tan solo debe darse una merma en las retenciones, sino también algún reintegro para bajar los costos de producción", aseguró Lupiano.

En ese contexto, el titular de ASOLCAT pronosticó un futuro oscuro para la olivicultura.

"La crisis es importante y dentro de poco, con estos precios, ya no vamos a poder producir más", vaticinó.

Mala campaña

Lupiano también se refirió a la campaña 2009, donde varios establecimientos olivícolas no tenían frutos para cosechar o los costos de producción superaban al de venta. "En el Valle Central de Catamarca fue la peor campaña de estos últimos años. Y a eso debe sumarse que por los precios de la bandeja, la recolección de los frutos daban un balance negativo para el productor", señaló Lupiano.

Comentá la nota