Olivera reclamó una rápida entrega de nuevas viviendas.

El concejal Fabián Olivera solicitó al administrador del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) Martín Muracciole, “una rápida entrega” de las 4.100 viviendas que se encuentran terminadas y que hasta el momento no han sido adjudicadas a las familias que necesitan.
“El problema habitacional es grave y no tiene explicación la demora para que miles de familias vivan dignamente. Según Muracciole existen mas de 40.000 postulantes con problemas serios de vivienda, pero a estos se les debe sumar los asentamientos que crecen precarios en los distintos puntos de la ciudad – Bº 20 de Julio, San Antonio, San Juan, etc.- y si el IPV va a construir 4.000 viviendas nuevas, anhelo que no tengan que esperar 14 años para que entreguen, como ocurre con las viviendas actuales, por dar ejemplo el conglomerado del Bº Itatí”, manifestó Olivera.

Olivera recurrió al Defensor del Pueblo de la Nación y medios nacionales denunciando la falta de entrega de las viviendas totalmente terminada.

A partir de que Buenos Aires se hiciera eco del problema y con el acompañamiento de la gente, el concejal siguió insistiendo y el IPV lentamente se encuentra realizando entregas.

“En distintos barrios de la ciudad existen conglomerados totalmente terminados y sin explicación se demora la adjudicación, por ejemplo en el Bº República Argentina.

En el barrio 8 de octubre se observan también gran cantidad de construcciones que exhiben iguales condiciones. En el barrio Itatí nos encontramos con 512 casas que tienen 14 años de edificación, desde entonces se ha gastado mas de “15.000.000, que en ese entonces eran dólares, el año pasado se han realizado nuevamente trabajos de refacción y reparación de las viviendas, todo parecía indicar que las mismas iban a ser adjudicadas, pero hasta el momento no sucedió. En el Lote 7 Bis existen 60 viviendas que por el tiempo transcurrido están totalmente deterioradas por falta de mantenimiento, cubierto de malezas y proliferación de perros vagabundos”, describió Olivera.

“En el interior provincial nos encontramos con igual situación: viviendas que hace mucho tiempo han sido terminadas totalmente, y en muchos casos varias veces reparadas por ejemplo en Pirané en el barrio Caá Cupeí: 80 viviendas, San Cayetano Sur: 40 viviendas. Frente al Cementerio: 180 viviendas. San Miguel: 20 viviendas. En total 320 viviendas. En Villafañe 150, en Herradura 60, en Tatané 20 viviendas en Misión Laishí 150, y como esto tenemos en El Colorado y Villa 213 decenas, Clorinda centenas, San Martín II, Palo Santo, Cmte. Fontana, y así se extiende por toda la geografía de la provincia”, reprochó.

Comentá la nota