Oleada de ataques contra chiitas deja al menos 44 muertos en Irak.

En el ataque más sangriento, un hombre detonó los explosivos que llevaba en su camión cerca de una mezquita chiita en Al Rashidiya.
Al menos 38 iraquíes de confesión chiita murieron ayer en un atentado suicida en Irak contra una mezquita chiita, mientras otros tres ataques de bomba mataron a seis chiitas en barrios de la capital del país del Golfo Pérsico.

En el ataque más sangriento, un hombre detonó los explosivos que llevaba en su camión cerca de una mezquita chiita en Al Rashidiya, próxima a la norteña ciudad de Mosul, provocando la muerte de al menos 38 personas y heridas a otras 90, citó la agencia Aswat al Irak a la policía.

Por otra parte, tres bombas aparentemente coordinadas mataron a al menos seis musulmanes chiitas en barrios mayoritariamente chiitas en Bagdad, cuando regresaban de peregrinar en Karbala.

El primer ataque dejó al menos tres muertos y ocho heridos cerca del barrio de Sader City, en el este de la capital, informó la policía a la agencia de noticias Aswat al Irak. Poco después, una segunda explosión mató a al menos dos personas e hirió a otras 11, y una tercera dejó al menos un muerto y cinco heridos en el distrito de Al Habibiya.

Las tres explosiones tuvieron lugar contra autobuses llenos de chiitas que regresaban de un peregrinaje a la tumba de Hussein, el nieto de Mahoma muerto en la batalla de Karbala en el año 680.

La seguridad en Karbala se agudizó con motivo de la celebración de la décimo quinta noche del mes musulmán de Shaban. Unos 21.000 soldados y policías iraquíes, apoyados por helicópteros y divisiones armadas, fueron desplegados para proteger a los peregrinos, informó un alto funcionario de la seguridad.

El ministro de Defensa iraquí, Abdel Qadir al Obeidi, señaló que la operación de seguridad en la ciudad fue un éxito porque no hubo graves incidentes en Karbala.

Los ataques se producen en medio de un aumento de la violencia sectaria entre chiitas y sunitas iraquíes. El pasado viernes cinco bombas consecutivas contra mezquitas asociadas al clérigo chiita Muktada al Sader dejaron 30 muertos y más de 100 heridos, después de que otras explosiones mataran a sunitas.

Por otra parte, al menos cinco personas murieron en Kirkuk, en el norte de Irak, y otras 32 resultaron heridas al explotar un coche bomba en un concurrido mercado ayer jueves, informaron ayer los medios iraquíes.

La deflagración tuvo lugar en el barrio de Rahimawa. Kirkuk está poblada por kurdos, árabes y turcomanos. Recientemente se han producido tensiones debido a los planes kurdos de anexionar la provincia de Kirkuk, rica en petróleo, a la región autónoma del Kurdistán.

Comentá la nota