En Olavarría, la tregua del campo generó lecturas bien diferenciadas

Las reacciones de los productores ante la resolución de la Comisión de Enlace fueron diversas. Algunos la calificaron de inteligente. Pero también hubo resistencias fuertes. "No es momento de carnerear, sino de acompañar a las bases", disparó Cristina Sabattini.
De la aprobación a la indignación, la tregua que la Comisión de Enlace otorgó el jueves pasado al gobierno nacional encontró las repercusiones más diversas entre los productores agropecuarios olavarrienses. Desde los que consideraron a la medida como "sorpresiva e inteligente", hasta los que se sintieron "abiertamente defraudados", todos tienen un punto en común: unos y otros mantienen una profunda desconfianza sobre los próximos pasos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

A Julio Bucciarelli le pareció "una buena estrategia darle una última oportunidad al Gobierno". Si la prórroga no lo tomó por sorpresa fue porque "era una de las posibilidades que se estaban manejando". Sin embargo, aceptó que "por ahí creí que se podían llegar a acortar las medidas que se habían propuesto, pero no que llegarían a levantarla". Pese a avalar la resolución de los dirigentes nacionales, Bucciarelli dejó en claro su pensamiento. "Me pasa lo mismo que me pasó desde el primer día del conflicto. Ahora tampoco tengo esperanzas de que el Gobierno vaya a dar algo. No sé si terminaremos en paro, o no, pero no tengo ilusiones en ese sentido".

También opinó que la actitud dialoguista del agro debe tener un plazo cercano en el tiempo. "Hay productores que se están fundiendo y no aguantan más, que quieren hacer alguna medida urgente, ya. La dirigencia aguantará la semana que viene, para ver si aparece algún cambio, y si sigue sin aparecer nada, la otra semana listo... La solución tiene que ser ya, en forma inmediata. Para bien o para mal, esto se tiene que definir de una vez por todas", apuró.

Hilario Arroyo, ingeniero agrónomo y productor olavarriense, también habló a favor de la medida resuelta por la Comisión de Enlace. "Estoy de acuerdo porque todo lo que intente acercar al diálogo entre las partes siempre va a ser positivo. Además, creo que esta decisión lo que hace, en parte, es forzar un poco al Gobierno para que se siente a hablar", valoró.

Pero al igual que sus pares, siente que el arreglo depende de algo más que de la decisión de bajar momentáneamente la protesta. "Ahora habrá que ver con qué disposición el Gobierno se va a sentar a dialogar. Pero, en principio, la decisión me pareció positiva". A él sí, la tregua lo tomó "totalmente de sorpresa. Estaba de vacaciones, y no venía muy al tanto de la situación. La realidad es que todos esperábamos el paro. Pero la verdad es que pensándolo fríamente, me pareció una medida muy inteligente. Más todavía con toda la situación que se está viviendo en Tartagal".

Arroyo resumió que "la Presidenta hizo el llamado y el campo le respondió. Ahora, la pelota la vuelve a tener el Gobierno. La Mesa de Enlace ya sabe lo que le va a ir a pedir a la Presidenta. Lo tiene escrito, re contra escrito, estudiado y analizado. El Gobierno no se va a encontrar con ninguna sorpresa: el problema de las retenciones, abrir las exportaciones, y clarificar el tema del trigo que es una vergüenza lo que recibe el productor. Ya ha habido reuniones con el Gobierno, aunque hasta acá ninguna sirvió absolutamente de nada. Si el Gobierno quiere hacer algo, tiene esta nueva oportunidad".

"Desoyeron a las bases"

Defraudada porque "las entidades volvieron a desoír a las bases", Cristina Sabattini lanzó duras críticas contra la dirigencia. "Las entidades están para conducir la protesta, y nada más que para conducir. Si uno se remite al año pasado, sabrá que las bases empujaron y lamentablemente para las entidades, porque ya había algunos remisos, se tuvieron que dedicar exclusivamente a conducir la protesta. Porque todos sabemos que sin bases no hay protestas, por más que las entidades digan o hagan...", arrancó.

Para remarcar su bronca, puso énfasis en que "estoy en total y absoluto desacuerdo porque lo único que va a hacer la Presidenta es seguir alimentando la desesperación de los productores, que hoy están degollando a sus animales. Si de mí hubiese dependido, jamás hubiese levantado la protesta. En este caso, una vez más las entidades desoyeron a las bases. Y no es la primera vez que esto pasa".

"Es verdad que lo de Tartagal es un desastre", admitió respecto del llamado de CFK. "Lo que pasa es que hay un error enorme de la Presidenta, en intentar mostrar que Tartagal es obra del demonio o del clima, y que mientras tanto nosotros que somos los avaros y angurrientos, seguimos pidiendo medidas extraordinarias para seguir acumulando riquezas. Lo de Tartagal pasó por corrupción, por falta de obras, que no se hicieron, pero sí se cobraron", cuestionó.

Sabattini se definió como autoconvocada y aseguró que "la base está pidiendo acciones a gritos. La gente está diciendo volvamos a lo del año pasado. Algunos replican que no está el consenso popular para eso, y tal vez sea cierto que no esté. Pero muchos otros paros de otros sectores se han hecho sin consenso popular. Además, la protesta y el derecho a reclamar nos asiste. Cuando uno ve cómo está la gente del interior, el tema se vuelve inmanejable".

Entonces estimó que la dirigencia no podrá mirar más "para el costado. El clamor popular es de medidas urgentes, ya. Esto es cuestión de días, por no decir de horas. En Córdoba es inminente la salida de autoconvocados, pero no ya a panfletear, sino a cortar rutas. Parece que los dirigentes se olvidaron de que existe un nuevo grupo que se llama autoconvocados, entre los que me incluyo. Se olvidaron que el año pasado los autoconvocados pasaron por encima a las entidades". Y hoy, para ella, está naciendo algo parecido.

"Los autoconvocados te dicen 'vos sos de Confederación, o de Coninagro, bárbaro, vos respondé a tu entidad, levantá el paro y aguantá. Pero yo no le respondo a nadie y corto la ruta'. Después discutiremos en privado autoconvocados y entidades, si la medida es la que corresponde. Pero en este momento no podés carnerear, lo que tenés que hacer es acompañar. Y en este caso, la entidad que regentea Mario Llambías no estuvo a la altura de las circunstancias. Una vez más le hizo el juego a quien está parada en la vereda de enfrente a la nuestra, como la Presidenta de la Nación".

Para Pedro Dolagaray, productor y propietario de uno de los tambos locales que en los últimos meses sufrieron la mortandad masiva de vacas intoxicadas con sorgo, el campo está en "situación límite". Por eso pide que "tanto la Presidenta, como los representantes de las cuatro entidades se pongan la camiseta del país y arreglen la situación. Acá tenemos que aportar todos. Por eso me parece bien que suspendamos el paro y hablemos". Pero la compensación del Gobierno a ese gesto, "tiene que ser seria y madura porque la situación no da para otra cosa".

"Estoy de acuerdo en que no se haga el paro si hubo una señal del Gobierno para dialogar. Pero esto no da para más. Acá no se tienen que poner a jugar, ni a las idas y vueltas de la política. La reunión tiene que ser urgente", reclamó. Y marcó que al encuentro deben asistir "funcionarios entendidos en el tema", pero fundamentalmente "tiene que estar la Presidenta. Porque no hay tiempo para que vaya el secretario, y después le traslade, y que empiece el me dijeron, le dije, le contesté...". Por último, Dolagaray dejó un mensaje claro para los políticos locales, "que tendrían que salir a recorrer los campos porque lo que se ve es tétrico, con animales muriéndose por todos lados".

Comentá la nota