A Olavarría no la toca una amenaza de proveedores por buena administración

La Provincia les debe a los proveedores de los comedores escolares casi 400 millones de pesos. Son cuatro meses. La Asociación de Prestadores amenaza con no proveer más alimentos. En Olavarría el problema no llega a partir de un sistema propio que puso en marcha el Consejo Escolar y que les permite un ahorro diario.
El motivo de la medida es la deuda que tiene el gobierno provincial, que estimaron en unos 400 millones de pesos por los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre. La decisión de los proveedores de comedores escolares afecta a unos 10 mil establecimientos educativos. Níver Cusato: "nos queda un remanente de 1.500 a 2.000 pesos por día que se vuelca en lo que es SAE, dándole yogur a los jardines; los chicos comen bien, jamás hay una queja de que el plato es escaso".

ver más imágenes

Los proveedores de los comedores escolares bonaerenses decidieron no entregar las viandas a partir del 1 de marzo próximo. La información surge de una comunicado de la Asociación de Prestadores de Servicios de Comedores Escolares de la Provincia. Se trata de una deuda de 400 millones que mantiene la Provincia y que corresponde a los meses de septiembre a diciembre. Los comedores de verano también están visiblemente afectados en la mayor parte del territorio bonaerense. Sin embargo, en Olavarría el problema está controlado, a partir de un sistema basado en tres premisas que el Consejo Escolar lleva adelante y que le permite tener remanentes diarios y ahorrar dinero.

Los proveedores provinciales anunciaron que más de un millón de chicos que asisten a los colegios que mantienen actividades en verano ya se ven afectados por la falta de distribución de comida. El motivo de la medida -informó el diario platense HOY- es la deuda que tiene el gobierno provincial, que estimaron en unos 400 millones de pesos por los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre. La decisión de los proveedores de comedores escolares afecta a unos 10 mil establecimientos educativos, según estimaron desde la asociación que los nuclea. "Al no poder cobrar la deuda que mantiene el gobierno provincial desde septiembre, se les hace imposible la compra de alimentos para distribuir una comida nutritiva entre los casi 3 millones de chicos que concurren a las escuelas públicas y que en muchos casos es el único plato de comida del día", aclararon desde la entidad.

El presidente de la asociación, Héctor Acevedo, dijo a HOY que "seguiremos en la lucha para que los pibes tengan su plato de comida y para que las autoridades aumenten de 2 a 5 pesos el plato de comida en la Provincia, que en Capital Federal tiene un valor de 7,80".

La diferencia de Olavarría

El presidente del Consejo Escolar, Níver Cusato, explicó por qué en Olavarría los comedores escolares no corren peligro. "Nosotros tenemos un sistema que nos permite hoy estar pagando gran parte de noviembre y que los proveedores estén bastante conformes con los pagos".

Aclaró que "no es que tengamos un superávit sino que tenemos un remanente diario sobre la base de tres patas que dan bastante buen resultado". Lo que dice Cusato implica, nada menos, que sobra dinero diariamente "a partir de los comedores, el plan adolescentes, la merienda reforzada". Así "nos queda un remanente de 1.500 a 2.000 pesos por día que se vuelca en lo que es SAE, dándole yogur a los jardines; los chicos comen bien, jamás hay una queja de que el plato es escaso".

De esta manera, "estamos casi al día con los proveedores y somos uno de los pocos distritos de la Provincia que lo podemos decir. Mensualmente pedimos a La Plata autorización para estos pagos y siempre nos dijeron que sí".

Sin embargo, el sistema ideado en Olavarría se ha quedado aquí y nadie ha tomado ejemplo. "Con la gente que estaba antes en el SAE Provincia, con un funcionario de apellido Merani, fuimos un día a Saladillo y les mostramos el plan nuestro en la computadora que te saca cuántos gramos consume cada escuela y así podés según la matrícula darle lo justo: ni más ni menos, sino lo que corresponde, con un sistema de fácil manejo". En esa oportunidad, "les dijimos esto sale cinco mil pesos para que sea masivo y queremos que se diga que es de Olavarría. Porque lo creó la Secretaria Técnica con un administrativo del Consejo". La respuesta fue "sí, vamos a ir, lo vamos a copiar" pero "no aparecieron nunca".

Por otra parte, "nosotros también propusimos que hay que licitar por renglón y no por rubro". Por ejemplo, "en almacén, el proveedor A gana por 50 centavos porque te baja los precios en algo que no tiene mucha salida semanal. Lo hace, por ejemplo en la sal y cuando vos sumás los diez o veinte renglones ganó éste. Pero en los fideos u otras cosas que salen mucho, te está matando. Entonces no, flaco, si querés ganar bajá los precios en todo. Si lo hacés renglón por renglón tiene que pasar buen precio en todo. Y cuando sumás todo eso, en lugar de licitar por mil lo licitás por 800", se entusiasma el presidente del Consejo Escolar.

Finalmente, la tercera pata "es el control sobre los comedores y sobre los cupos. Esto hace que hoy tengamos pago casi todo noviembre", concluyó Cusato.

Comentá la nota