Olavarría tendrá Programa de Salud Sexual y Reproductiva

Olavarría tendrá Programa de Salud Sexual y Reproductiva
El 18 de diciembre, las responsables del Programa Permanente de Estudios de la Mujer se reunirán con el intendente José Eseverri y los profesionales médicos municipales para delinear el proyecto que luego se enviará al Concejo Deliberante. Se trata de crear un ámbito que atienda específicamente la temática.
No es la primera vez que el informe anual del monitoreo de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva desarrollado por las integrantes del Programa Permanente de Estudios de la Mujer (PPEM) de la Facultad de Ciencias Sociales llega al despacho del Intendente municipal. Sí constituye una novedad que las sugerencias y propuestas incluidas en ese documento se encuentran en camino de convertirse en realidad, con la decisión de la Comuna local de crear el Programa Municipal de Salud Sexual y Reproductiva.

La Dra. Laura Masson -responsable del proyecto- siente que la satisfacción por el logro es doble: "Es personal, pero también alcanza al nivel institucional, porque posibilita una articulación entre Universidad y Municipio, y también una injerencia universitaria en las políticas públicas a nivel local, algo muy importante cuando las Ciencias Sociales, no en todos lados pero sí en la Argentina, tienden a estar un poco desvalorizadas".

El PPEM funciona en el ámbito de la Facultad olavarriense desde 1996 y cuatro años después, selló un acuerdo con el Consorcio Nacional por los Derechos Reproductivos y Sexuales (Conders), con lo que desde 2006 está trabajando en la evaluación del cumplimiento de las leyes 25.673 de Salud Sexual y Reproductiva; 26.130 de Contraconcepción Quirúrgica y, de manera colateral, la ley 24.417, de protección a las víctimas de la violencia familiar. Los monitoreos anuales han sido puntualmente presentados al Municipio, a los jefes de servicio, a algunas ONGs y difundidos a través de los medios locales. ¿Qué aspectos atienden esos análisis? La llegada de los insumos anticonceptivos a los usuarios y usuarias, la concreción rápida y efectiva de las ligaduras de trompas y las vasectomías, el tipo de atención que reciben quienes llegan a los consultorios y, en definitiva, si se cumplen todos los objetivos previstos por la normativa.

El informe 2008/2009 llegó al despacho de José Eseverri acompañado de una propuesta acerca de los pasos que restan para el cumplimiento efectivo de la ley y con eso, alcanzar el mejoramiento de la salud pública. "Discutimos la propuesta -explicó Masson- y el Intendente estuvo de acuerdo" en impulsar la creación de un Programa Municipal de Salud Sexual y Reproductiva cuyas características serán consensuadas entre ambos.

Algunos detalles

Una vez que se aceiten todos los detalles, el flamante Programa será sometido a la decisión del Concejo Deliberante, que deberá aprobara la ordenanza para su creación. En principio, la idea es designar un responsable a cargo que coordine, articule y garantice su aplicación en dos niveles: las unidades sanitarias y el Hospital. La entrega periódica y continuada de insumos y la posibilidad de la mujer de elegir el método anticonceptivo que prefiera son los puntos fundamentales a atender.

Otro detalle importante es "garantizar no sólo el cumplimiento de la ley, sino también la aplicación de las guías y protocolos con rango ministerial, como son el protocolo para abortos no punibles y la guía de mejoramiento de la atención postaborto, que no suelen estar debidamente aceitados".

La propuesta del PPEM incluirá, además, una capacitación a los agentes de salud, de tipo externa y tal vez de quienes puedan trasmitir la experiencia de programas que funcionan bien, como es el caso de Rosario (ver aparte). Asimismo, se impulsará la creación de un servicio de consejerías especializado en salud sexual y reproductiva y VIH-sida, algo que muchas veces los profesionales concretan en los hechos, aunque aquí se buscará educadoras para la salud especializados, que articulen con los distintos servicios.

El próximo viernes 18 a las 9.30 en el Palacio San Martín tendrá lugar el primer encuentro formal entre los distintos actores, esto es los integrantes del PPEM, el intendente Eseverri, la secretaria de Salud Marisa Montani, los jefes de Servicio y la responsable de Atención Primaria. "Ahí presentaremos la propuesta y la vamos a discutir entre todos. Lo que surja va a ser elevado al HCD" y con la ordenanza respectiva aprobada, se comenzará el camino de instrumentar el cumplimiento efectivo de la norma.

Unos y otros

¿Cuáles son las fortalezas y cuáles las debilidades olavarrienses en cuanto a la aplicación de las leyes mencionadas? En muchas oportunidades, el Municipio ha suplido la irregularidad de Nación en la provisión de anticoncepción y este es un detalle positivo. Sin embargo, este nivel no dispone de un presupuesto específico destinado al tema, con lo que la adquisición de estos elementos termina dependiendo de otras cuestiones, que pueden transformarlo en un interés secundario.

En general, las mujeres pueden acceder al método deseado, aunque existen "matices", que, a juicio de la investigadora, deben ser tenidos en cuenta a la hora de diseñar políticas públicas efectivas. Un ejemplo lo constituye la posibilidad de acceder gratuitamente a un Dispositivo Intrauterino (DIU), que antes se daba en las Unidades Sanitarias y hoy se concentró en el Hospital Municipal. "Hay determinadas modalidades que hacen que el sistema sea expulsivo, por lo cual lo mejor será que los médicos de las unidades puedan colocar ese elemento en su lugar de trabajo. Sucede que para la población más vulnerable, de bajos recursos, el solo hecho de trasladarse al Hospital puede ser un gran tema, ya sea porque trabajan, o no tienen con quién dejar a sus hijos, porque el traslado o el costo del traslado en sí mismo puede ser algo engorroso".

Otro de los inconvenientes detectados en el monitoreo se relaciona con la contraconcepción quirúrgica -esto es vasectomías y ligaduras de trompas-, en los que no siempre se cuenta con datos estadísticos. "Si no existen registros, no hay posibilidades de evaluar la aplicación y tampoco de mejorar a partir de esos datos", analiza Masson. En estos casos, la ley indica que se debe contar con un consentimiento del usuario, a lo que aquí se ha sumado una legalización por escribano público. Además, mientras la legislación indica que la práctica es gratuita, en algunos casos se detectó que los gastos originados son cubiertos por el paciente.

Para la investigadora del PPEM, además de "aceitar la aplicación de estas normas", resulta necesario "capacitar al personal de salud, no sólo los médicos, enfermeros y obstétricas, sino también los administrativos", porque de quienes recepcionan también depende que la ley se cumpla.

Y los propios usuarios, ¿cuánto saben? "Es real que no se ha hecho una buena difusión del programa; de cualquier manera, con esta ley y otras, la difusión más efectiva es el boca a boca. Si la mujer va a la salita y allí todos los meses hay pastillas, tal vez no conozca la ley, pero sí sabe que esas pastillas están. En cambio, una vez sí y otras no, no saben que lo que está pasando es que no se está cumpliendo la ley. Por eso es importante que las personas sepan y exijan", analiza Laura Masson. "En la práctica cotidiana se va haciendo realidad el cumplimiento de la ley. Pero eso lleva un tiempo. Y es esto lo que nos pasó desde la ley y el programa nacional hasta la fecha, creo que se ha ido mejorando paulatinamente. Por eso es tan importante el monitoreo, en este caso por el Programa de Permanente de Estudios de la Mujer, pero que lo puede hacer cualquier ciudadano".

Comentá la nota