En Olavarría, los productores pidieron paros y movilizaciones

Fue en una asamblea tensa presidida por Mario Llambías; fuertes quejas para Scioli
OLAVARRIA.? Tímidamente, cuatro productores comenzaron a hablar sobre la ruta 226, a la entrada de esta ciudad. A ellos se sumaron otros cuatro, cinco, seis, y así sucesivamente. En menos de diez minutos, la ruta estaba cortada y el paso para los camiones y autos que transitaban a la altura del kilómetro 300, obstruido. La medida no estaba planificada, esos productores sólo estaban esperando al costado de la ruta para comenzar el "camionetazo" hasta la asamblea en la cual le elevarían sus reclamos a la Comisión de Enlace, por medio de Mario Lambías, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas.

El corte no duró más de 15 minutos. Sin embargo, fue reflejo de la desorientación en la que se encuentra el sector agropecuario, que después de 18 meses de conflicto con el Gobierno, a la espera de soluciones que no llegan, busca desesperadamente una estrategia a seguir, con dos consignas claras: "No ponerse a la opinión pública en contra ni perjudicar a los productores", como luego dijo Llambías en la asamblea que encabezó en esta ciudad.

El frío helaba los huesos, pero la concurrencia fue mayor que la esperada por los organizadores. El "camionetazo", organizado por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), ocupó unas 20 de las 40 cuadras que separan el kilómetro 300 de la ruta 226 y la sede de la Sociedad Rural de Olavarría.

Difícil será para Llambías transmitir a los presidentes de las demás entidades agropecuarias las propuestas que escuchó durante las cuatro horas de asamblea, que fueron desde el "paro total por tiempo indeterminado" y la convocatoria a una gran movilización ?en La Plata o la Plaza de Mayo? hasta la sugerencia de fortalecer la estrategia de comunicación para que el mensaje del sector llegue con mayor claridad a la población urbana.

El primer productor que tomó la palabra fue el local Raúl Sabatini. Sin pelos en la lengua, soltó: "Consideramos que la Comisión de Enlace no se da cuenta de que el Gobierno nos declaró la guerra y nosotros seguimos hablando de diálogo". "Las luchas verdaderas se dan respetando la Constitución", respondió Llambías.

Minutos antes, tal vez en previsión de desbordes, Pedro Apaolaza, presidente de Carbap, había recordado que los presidentes de las cuatro entidades cuentan con el respaldo de las sociedades rurales de base. "La conducción del sector está en manos de la Comisión de Enlace. Si allí se acordaron ocho días de paro, son ocho. Ni siete ni nueve", sentenció.

Fernando Anzueta, productor de Bolívar, propuso hacer "una marcha a Plaza de Mayo". En la misma dirección fueron la mayoría de los reclamos, pero la fecha no quedó definida. Para muchos, el 10 de diciembre, día del recambio de legisladores en el Congreso "está lejos". Por eso, Llambías propuso empalmar la protesta del sector con una gran manifestación pública que, según él, estallaría a raíz del debate social sobre la ley de radiodifusión. "Nos vamos a juntar con otros sectores, posiblemente por la ley de medios", especificó.

"No le perdonemos la gobernación a Scioli", vociferó un productor, que enfáticamente propuso: "Vayamos a La Plata". Si bien el gobernador exasperó al campo por su apoyo al veto a la eliminación de las retenciones a los afectados por la sequía, a algunos dirigentes rurales no los termina de convencer esa convocatoria.

Otros se preocuparon más por fortalecer la estrategia de comunicación. "Tenemos un mensaje muy pobre", se quejó un tambero de Trenque Lauquen. "Cuando hablamos de quintales, la gente de la ciudad cree que tenemos una cantidad enorme de quintas."

Comentá la nota