Olavarría presente en nuevo programa de Responsabilidad Social Empresaria

Los afiliados a Apedefa, la Asociación de Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos, continúan con sus negociaciones para obtener mejoras salariales y condiciones de trabajo igualitarias con los otros gremios que desarrollan su actividad en Ferrosur.
El reclamo inicial de los trabajadores incluye tres pedidos: una suma fija no remunerativa de 500 pesos, que la empresa acepte el ámbito de representación gremial e iniciar la discusión por otros dos ítems que los empleados consideran clave como el viático local y la antigüedad.

La negativa de la empresa derivó en el paro del viernes 15, que se inició al mediodía y concluyó cuatro horas después cuando el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, que según explicaron fuentes gremiales caducará el próximo viernes. Aquel día, la huelga no afectó la programación ni los horarios de los trenes de pasajeros, pero voces sindicales afirmaron que la medida sí causó impacto en los servicios de cargas.

Apedefa es un gremio que volvió a desembarcar en Olavarría en los últimos meses de 2009 para ofrecer protección sindical a todos los trabajadores jerárquicos de Ferrosur que, por su condición de tal, estaban fuera de convenio. Hasta la llegada del gremio, la representación sindical de los empleados de Ferrosur se dividía entre el personal obrero nucleado en la Unión Ferroviaria y La Fraternidad.

"Nosotros estábamos excluidos del convenio. Desde el año 1993 cuando se hicieron las concesiones no quedamos encuadrados en ningún gremio", explicó Julio Laborde, delegado gremial. En octubre sintieron la necesidad de afiliarse y hoy son unos 60 trabajadores los que ya forman parte de Apedefa mientras otros 30 podrían sumarse.

"Quisimos estar en plano de igualdad con otros gremios, tener las mismas condiciones laborales y beneficios", agregó.

Desde que llegaron los principales referentes gremiales a Olavarria para brindar información a los trabajadores locales se dijo que el principal objetivo era conseguir un convenio colectivo de trabajo que ampare a los "excluidos" y que les permita mejorar sus niveles salariales y condiciones laborales. En ese momento se explicaron las características del renacimiento olavarriense de un gremio que había dejado de tener representación local.

Es que el proceso que llevó a los ferrocarriles de las manos estatales a las concesiones privadas fue sumamente complejo. Y desde el gremio recordaron que "en aquel momento, hace unos 16 años, la empresa dio muy buenos sueldos para mantener excluidos de los convenios a muchos. Entonces, la diferencia de ingresos entre el personal jerárquico y los obreros fue abismal. Sin embargo, con el correr de los años, las categorías que contaban con representación gremial fueron creciendo y los niveles se fueron emparejando. Han subido los sueldos de base y lógicamente han recortado a los jerárquicos, excluidos de todo convenio".

"Nuestro objetivo no es el de generar conflictos, sino el de abrir un nuevo canal de diálogo. Somos positivos y vamos por el diálogo con la empresa. Queremos que también nos escuchen a quienes estábamos afuera del convenio", destacó Laborde.

El primer paso que buscarán dar los dirigentes será conseguir un convenio colectivo de trabajo que ampare a los jerárquicos.

Comentá la nota