En Olavarría existen expectativas por los créditos hipotecarios del Gobierno

La presidenta Cristina Fernández se apresta a lanzarlos la semana próxima con fondos de la Anses. Se apunta a la clase media para motorizar la economía argentina. En Olavarría se cree que no debería existir un límite a los ingresos familiares para que cada uno acceda a una casa de acuerdo con sus posibilidades.
La semana pasada el titular de Anses, Amado Boudou, anunció que el Gobierno se apresta a lanzar una línea de créditos hipotecarios con la cual se busca dinamizar la economía argentina. Aunque aún no se han definido las características de esos préstamos bancarios, sí trascendió que se apunta a la clase media y por estos momentos se trabaja junto con funcionarios del Banco Hipotecario para el lanzamiento oficial del plan, que efectuará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el martes 26 de mayo.

En nuestra ciudad, opinaron al respecto dos operadores tradicionales del rubro inmobiliario, Edgardo England y Juan Carlos Notararigo, quienes plantearon a EL POPULAR Medios su visión sobre las características que esos créditos deberían tener para ser potables para los olavarrienses: a largo plazo y con tasa fija en pesos, pero se demanda además que el límite para el pago de cuotas debería estar en relación directa con la suma de los ingresos del grupo familiar y no tener un tope.

En primer lugar, Edgardo England aclaró que aún "falta información pero creo que deberían ser créditos que favorezcan a quienes los necesitan. Me parece que el de arriba, que ya tiene un ingreso consolidado o ya tiene su casa, ya está hecho y no lo necesita tanto como aquel que recién empieza, que alquila o que recién está constituyendo su familia. Hoy en día, sería con una línea de crédito de este tipo como esa familia podría tener su casa. Si una heladera cuesta unos 3.000 pesos, cómo hace una pareja joven para casarse". El experimentado rematador espera que este "plan tenga continuidad y no se diluya después de las elecciones. Pero ya pasó antes con los créditos que anunció la Presidenta para comprar autos, heladeras o bicicletas y casi no llegaron a la ciudad", señaló.

England considera que "si la tasa fuera a 20 años sería espectacular. Otra de las características que deberían tener sería a tasa fija en pesos. En cambio a tasa flotante tendría mis reparos porque la experiencia nos dice que no se puede contraer un compromiso de ese tipo porque cada 5, 6 ó 7 años se producen chisporroteos en la economía", recordó. Por otra parte, remarcó que "si se pusiera en marcha sería muy importante, no sólo para la construcción sino que se pondría en movimiento a unos 16 gremios, como mínimo, que son subsidiarios de esta actividad".

En cuanto al movimiento del rubro inmobiliario en Olavarría, England remarcó que "en este momento, no hay operaciones para la venta de propiedades; casas no se venden. Pero otro dato de la realidad es que tampoco los propietarios bajan los precios. Creo que si esto continúa así después de las elecciones, porque pareciera que hay mucha gente que está esperando, tendrían que bajar los precios de los inmuebles".

Por otra parte, Juan Carlos Notararigo también se refirió a experiencias pasadas. "Espero que estos créditos no sean como los que ya se han lanzado. Como los créditos para inquilinos de hace unos años, o los que se lanzaron este año para la compra del primer auto o de electrodomésticos. En ese sentido soy escéptico. De todas maneras, me parece que deberían ser créditos blandos con una tasa que no mate al solicitante. En ese caso, se debería afectar hasta el 30 por ciento de los ingresos del grupo familiar, de manera que también puedan aportar la mujer o un hijo, en caso de que trabajen. Pero que ese ingreso familiar sea el límite, por mínimo que sea. Que no le digan a esa persona después que se le va a entregar el 70 u 80 por ciento del valor del inmueble porque con eso se limita en demasía a los interesados, ya que después les resulta muy costoso cubrir ese 20 ó 30 por ciento faltante. Cuánta gente se queda sin casa por esa causa", reconoció.

Si los nuevos créditos hipotecarios fueran lanzados de acuerdo con la información suministrada por Boudou, Notararigo cree que serían inviables. "En una ciudad como Olavarría, es muy difícil que una familia tenga un ingreso mínimo de 4.500 pesos. Creo que se debería buscar adecuar los créditos a los ingresos de los interesados, que un grupo familiar que tenga un piso de 2.000 pesos pueda tener acceso a un crédito de acuerdo con sus posibilidades".

Por último, Notararigo piensa que "es importante si se abren líneas de crédito para que todos puedan comprarse su casa de acuerdo con sus posibilidades y se termina de hacer barrios como se están haciendo. Que el vecino pueda disponer del dinero para darle trabajo al albañil de su confianza o comprar los materiales en el corralón de su barrio. Así se dinamizaría la economía, no en barrios alejados sin servicios. El crédito individual es importante porque generó trabajo en otras épocas y la construcción mueve muchos rubros".

Comentá la nota