Con los ojos puestos en las elecciones

En la emblemática fecha de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, dos manifestaciones masivas paralizaron ayer la capital venezolana. Partidarios y opositores del gobierno del presidente Hugo Chávez se congregaron por miles para medir sus fuerzas antes del inicio oficial de la campaña para las elecciones legislativas de septiembre próximo.
El bando opositor utilizó una frase del béisbol que ha reiterado en los últimos meses el movimiento de universitarios opositores, para decir: "Chávez estás ponchao (fuera)", y denunciar que el gobierno no ha dado solución a los problemas de falta de agua, luz eléctrica y seguridad personal.

Por su parte, la llamada "marea roja" de los seguidores de Chávez consideró la ocasión como el comienzo de la campaña para la segunda reelección del líder bolivariano, en 2012. En una breve aparición en televisión, el mandatario ordenó que los medios audiovisuales del país entren en cadena "por un minuto", que luego se prolongó a más de cinco, para transmitir imágenes de la caminata de sus partidarios.

Chavistas y antichavistas se marcharon hacia destinos opuestos. El oficialismo caminó hacia los alrededores del gubernamental Palacio de Miraflores, ubicado en el centro de Caracas, mientras que los opositores fueron hacia Petare, un popular barrio del este, cuyo alcalde es el opositor Carlos Ocariz.

Los partidos de oposición que intentaron establecer un paralelo entre Chávez y Pérez Jiménez, recordaron los 52 años de la caída de la dictadura, indicando que la unidad popular expresada el 23 de enero de 1958 revivirá en las votaciones venideras.

El ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello, que acompañó la "marea roja" oficialista, dijo que del otro lado de la ciudad marchaban "las viudas" del pacto de Punto Fijo, el acuerdo multipartidario que permitió la gobernabilidad entre 1958 y la llegada de Chávez al poder, en 1998.

Los dirigentes de ambos lados dijeron estar ante la concentración más numerosa y aseguraron que la mayoría se expresará el 26 de septiembre, cuando se renovarán los escaños de la Asamblea Nacional, tras cinco años de dominio total del oficialismo.

Comentá la nota