"Ojalá pueda defender esta camiseta...".

Hilario inició la pretemporada en Necochea, pero sabe de lo incierto de su futuro. "El presidente verá si me quiere transferir o no", se atajó el arquero correntino.
Hilario Navarro es un tipo especial, al menos en cómo maneja su relación con Independiente. El club lo compró como una apuesta cuando el arquero estaba lesionado y, una vez recuperado, y con Assmann inamovible en Primera, fue cedido a San Lorenzo para sustituir a Orión. Encima, terminó el Clausura una semana después que el Rojo y, por ende, llegó siete días más tarde a Necochea y con un gran signo de preguntas sobre su futuro (ver Sin...). ¿Se queda porque se va Fabián? ¿Lo venden? El no desespera. Al contrario, su tranquilidad casi asusta, aunque aclara el por qué: "El club necesita un ingreso, y si llegan ofertas que le convengan, seguro se analizarán. El presidente verá si me quiere transferir o no. Estoy a disposición. Valoro que Julio Comparada me haya contratado lesionado y ojalá tenga la chance de defender esta camiseta".

-¿Y vos cómo te sentís?

-Vine con muchas ilusiones de trabajar, de ponerme a tono físicamente y a disposición del cuerpo técnico. Vengo a dar lo mejor, y desde donde me toque, borrar el torneo pasado y, de una vez, por todas pelear por el primer puesto...

-¿Qué preferís para vos?

-Me debo a Independiente. No me gusta poner condiciones, algo así como que si me quedo es para atajar. No. Acá estamos todos arqueros para pelear por un puesto, y no me agrada meter presión. Se verá qué pasa...

Mientras espera para conocer su destino, Hilario tuvo ayer su primera jornada de entrenamiento en Independiente. Fue al gimnasio, donde trabajó con menos cargas que el resto; luego se movió en la arena con Luis Islas, Assmann, Adrián Gabbarini y Diego Rodríguez, y también lo hizo de manera diferenciada; mientras que por la tarde trotó y sobre el final se sumó como punta al picado de todos contra todos y metió dos goles: el segundo fue el del triunfo 3-2 que despertó varios aplausos entre la gente. Y como corolario, le ganó el mano a mano desde el punto del penal a Gandín, Núñez y Tuzzio.

Jornada completa para el correntino que cuenta cómo fue el encuentro con Gallego el domingo a la noche: "Nos saludamos y me presentó. Estoy con muchas ganas de defender esta camiseta. Independiente es dueño de mi pase y le debo mucho. Todavía no tuve la posibilidad de jugar partidos oficiales, es una cuenta pendiente y por eso, si me quedo, pienso en trabajar para pelear para ganarme el puesto".

-Jugaste en Racing y en San Lorenzo, pero no en el club que te compró.

-Los dirigentes se jugaron por mí, me contrataron lesionado y eso es importante para mí. Se los quiero devolver, por eso me pongo a disposición de ellos y lo que quieran resolver.

Comentá la nota