"Ojalá que no les falle a mis compañeros ni a él"

"Ojalá que no les falle a mis compañeros ni a él"
Simeone acabó con el misterio y eligió a Rivero como su capitán. "Nunca me lo imaginé", reconoció el Burrito, quien ya ejerce: "Arranca una nueva ilusión".
Las paredes no hablan, los pasillos mantienen el silencio, nadie oye, nadie mira, nadie cuenta nada. Diego Simeone muestra más cintura que en sus tiempos de jugador cuando el tema en cuestión es saber quién será el capitán de este nuevo San Lorenzo. Sin Agustín Orión, Adrián González y hasta sin Cristian Tula, quien llevara la cinta del campeón 2007, el brazalete lucía tan pesado como el Anillo Unico colgando del cuello de Frodo Bolsón, héroe de El Señor de los Anillos. Y las entrañas del Sheraton Colonia no hicieron más que enmarañar el asunto. Abundaron las especulaciones. Pero cuatro ojos ven más que dos. Y el miope cronista que representa a Olé en Colonia fue tras la pista con que se había topado el martes. "Me dijeron que en la conferencia con el intendente van a estar el Cholo, un dirigente y el capitán", le contaron a este periodista, que anotó el dato. Claro, en el momento, se dio el debate. "Olvidate, este equipo todavía no tiene capitán", le dijeron los periodistas al contacto uruguayo. Pero el capitán sí existía: Diego Rivero, tal la confirmación escueta de Simeone en la conferencia de prensa en cuestión, evento organizado como agasajo de la ciudad hacia San Lorenzo.

Pregunta va, pregunta viene, fuimos a presionar, como le gusta al Cholo.

-¿Estás sentado al lado de tu capitán?

-Sí.

¡Bingo!

Y, automáticamente, la pelota le cayó a Rivero, a la diestra de su mentor. Le preguntaron si se va a quedar en San Lorenzo y, entre risas, fue claro: "Je, sí, creo que sí". No hay chances de que se vaya, por más que siga diciendo que eso lo definirán entre los clubes, a sabiendas de que el Ciclón ya rechazó una oferta de Central. Llegado a Boedo en enero del 2006, las vivió todas en el club: la salida de Alfaro, la de Ruggeri, el título con Ramón, los enfrentamientos con el público, al que llegó a hacerle gestos en el torneo pasado, para revertir esa imagen dos partidos después, gracias a su entrega habitual. Y en esa entrega, Simeone vio la veta. De hecho, si pensaba que al Burrito le falta gol, el amistoso del martes ante Plaza Colonia es un indicio que inclinó la balanza en favor del volante: marcó un tanto y participó del segundo. Luego, la charla grupal con los dirigentes y con Marcelo Tinelli cerró el círculo. Hoy, Diego Rivero habla como capitán. Y dice que todo lo que pasó en el semestre pasado "son situaciones, son sentimientos de la gente y también nuestros, pero ahora arranca una nueva ilusión". ¿Cómo se enteró de que sería capitán? "Lo había hablado con Diego, es la elección de él. Ojalá que no les falle a mis compañeros ni a él. Nunca imaginé ser el capitán de San Lorenzo". ¿Qué pensarán sus compañeros? "Hasta ahora no lo sabían. Se enteran por lo que dijo el técnico recién. No sabía que Diego lo iba a contar acá. Igual, lo importante es lo grupal y todos nos vamos a brindar para que la gente nos apoye como siempre".

Comentá la nota