"Ofrecimos el local a la Justicia" dijo Robledo.

El diputado Roberto Robledo se mostró sorprendido por la información publicada ayer, "que podría sugerir alguna connivencia de la Uocra" con la constructora Sol Obras y explicó que las 33 cajas de la firma "estaban en guarda judicial dentro de un edificio que el gremio ofreció a la justicia para guardar los bienes embargados a la empresa en el marco del concurso de acreedores".
Más de un centenar de obreros participan como acreedores en esta causa, que se tramita en el Juzgado Federal Civil y Comercial 10 de Capital Federal, a cargo del juez Héctor Osvaldo Chomer. Robledó relató que "cuando Uocra intervino en defensa de los intereses de los trabajadores, nuestro abogado solicitó el secuestro de los bienes" de Sol Obras y la justicia hizo lugar al pedido. "Se realizó un allanamiento en las oficinas que la empresa tenía en Uriburu y la justicia incautó esas cajas, junto con otros bienes y materiales".

El material secuestrado fue traído a Santa Rosa "para quedar en custodia judicial" y el gremio "ofreció su local para guardar esos bienes". Agregó que antes de depositarlos allí "se realizó un inventario, porque además de las cajas había ventanas, herramientas, un camión, una máquina".

En diciembre del año pasado "vino el síndico de la causa y por pedido del juez se llevó las cajas a Buenos Aires". "Nuevamente, y en presencia de nuestro abogado, se labró un acta con el detalle correspondiente", aclaró.

Abandono.

El año pasado, al pedir su concurso preventivo, Sol Obras abandonó 13 contratos de obra con el gobierno provincial para la construcción de viviendas, por 23 millones de pesos, medida que dejó a centenares de obreros sin empleo. Muchos se presentaron al concurso abierto en el Juzgado 10 para intentar cobrar sus haberes impagos. Robledo calculó que son "algo más de cien", aunque los perjudicados por la parálisis de la empresa fueron más. "Hubo distintas realidades en las localidades" y algunos lograron cobrar, dijo. "En Ingeniero Luiggi, por ejemplo, conseguimos que la justicia nos autorizara a vender bienes de la empresa para que se cobraran los trabajadores".

En la causa judicial del concurso el juez federal Héctor Chomer trabaja estrechamente con el Juzgado Civil 2 de Santa Rosa, a cargo de María del Carmen García. Fue ella quien ordenó el secuestro de las cajas, en el marco de la causa "Ovando, Jorge Ricardo y Otros c/ Sol Obras SRL s/ medida cautelar".

La documentación secuestrada en Uriburu descansó unos meses en el local de Uocra, luego fue remitida al juzgado porteño y el 23 de enero resultó trasladada al estudio contable Díaz, Nagele y Asociados, síndico del concurso. Entre esos papeles hay documentos relacionados con la construcción del polideportivo de Ataliva Roca, derrumbado por un tornado. Con un costo de 1.858.000 pesos, resultó uno de los proyectos más grandes encarados por la constructora de José Juan Domingo Giorgis y Héctor Walter Sánchez. Fue inaugurado en septiembre de 2007, durante el 105º aniversario de Ataliva Roca, pero el ministro de Obras Públicas, Paulo Benvenuto, reconoció que el gobierno nunca firmó el acta de recepción definitiva.

Comentá la nota