Se ofrecería una suma fija por única vez a los estatales

Así lo dejó entrever ayer el ministro de Economía, Jorge Jiménez, quien planteó que "no hay plata" para establecer un incremento salarial antes de fin de año, como reclaman los gremios que representan a los empleados públicos. El titular de la cartera de Gobierno iniciará hoy la ronda de negociaciones con el sector.

"No hay plata". Esa será la respuesta del Gobierno al reclamo de los gremios estatales que, empujados por las importantes mejoras conseguidas por los autoconvocados de la sanidad, ahora salieron a exigir un aumento salarial y la titularización del personal contratado.

En lugar de una recomposición de haberes, el Ejecutivo ofrecería una suma fija, no remunerativa y no bonificable (en negro) que rondaría los 200 o 300 pesos y sería cancelada por única vez, antes de fin de año.

La propuesta será transmitida por el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, quien hoy, a las 11.30, recibirá en su despacho a referentes de UPCN y del Frente de Gremios Estatales, que integran ATE, la CTA, ATEP y Vialidad, entre otras organizaciones.

El encargado de desestimar un posible aumento de haberes a los estatales fue el ministro de Economía, Jorge Jiménez, quien ayer aseguró que "estamos muy ajustados con las cuentas en la provincia, por lo que cualquier aumento que se otorgue tendría que ser por única vez, porque no hay más plata".

Según explicó el funcionario a la prensa, "las arcas provinciales no nos permiten otorgar ninguna mejora y tendremos que salir corriendo a pedir plata a la Nación (para dar un aumento)", argumentó y consideró que podría haber algún tipo de asistencia nacional en ese sentido.

Jiménez descartó de lleno la posibilidad de otorgar a los demás empleados públicos una mejora salarial similar a la dispuesta para los médicos, con 50 puntos de incremento en la base de cálculo. "Son sistemas salariales diferentes y con los estatales se está hablando de otra cosa y se está analizando el otorgamiento de una suma fija", explicó.

Al ser consultado sobre otro de los reclamos de los gremios estatales, como es el blanqueo de las sumas no remunerativas que componen los sueldos estatales, Jiménez aseguró que "todavía no podemos ni pensar (en esa medida) por la magnitud de la cifra que haría falta. A la Nación le llevó 10 años este proceso y hay que ver cuánto le lleva a Tucumán", enfatizó.

Respecto al planteo de los estatales para que se establezca el pago retroactivo a octubre de las asignaciones familiares recientemente fijadas en 180 pesos por la Nación, Jiménez aclaró que ese tema "recién comenzará a evaluarse en diciembre".

Exigencias

Para fijar la postura que llevarán a la reunión convocada para este mediodía por el ministro de Gobierno, dirigentes del FGE, de la CGT "oficialista", que conduce Ricardo Cáceres, y de UPCN, se reunieron ayer en la sede de esa última entidad (Salta al 500).

En la oportunidad, se elaboró un documento, dirigido a Alperovich, "solicitando que se respete a los gremios legalmente constituidos y que sufrieron una discriminación total durante el período de negociaciones con los autoconvocados de la salud", según informó a EL SIGLO el secretario adjunto de UPCN, Luis Albornoz.

El sindicalista precisó, además, que en la audiencia le dieron forma al petitorio que llevarán a la mesa de diálogo con el Poder Ejecutivo y que, entre otros puntos, contempla "el reclamo de un aumento salarial para todos los empleados públicos, el pase a planta permanente de los contratados y temporarios de la administración central, municipios y comunas, y la renovación de los contratos que vencen a fin de año".

Agregó que también exigirán "el reconocimiento de la asignación familiar por hijo de 180 pesos, con el pago retroactivo a octubre y el blanqueo de las sumas en negro a los trabajadores próximos a jubilarse".

Albornoz indicó que "por otro lado, desde UPCN se solicitará la sanción de una Ley Marco de Convenio Colectivo de Trabajo Provincial, para que en adelante las paritarias salariales se realicen en Tucumán, que permitiría dejar de depender las pautas fijadas en la Nación".

Cuando este diario le consultó si aceptarán una suma fija por única vez, como pretende ofrecer el Gobierno, el dirigente fue terminante: "Consideramos que no es suficiente el pago de una suma fija o ayuda social, como se está planteando, por única vez, sino que esta debería ser cancelada mensualmente hasta que se realicen las paritarias en la Nación a principios de 2010", advirtió.

Dijo que el sector también espera "que haya respuesta a todos los demás planteos, al margen del salarial, sobre todo teniendo en cuenta que algunos de esos puntos, como el pase a planta permanente de los contratados, ya se habían acordado con el Gobierno y aún no se cumplieron". En este sentido, Albornoz dijo que "no está descartada" la posibilidad de iniciar medidas de fuerza en caso de que la respuesta del Gobierno no sea satisfactoria a las exigencias del sector.

Comentá la nota