Ofrecen pagar antes el Boden 2012, pero descartan un canje de bonos

Licitarán una quita por el cupón de este año y pagarlo en junio en lugar de agosto.
En la primera semana de junio el Gobierno anunciará formalmente que escuchará ofertas de los dueños de Boden 2012. Al menos de los que quieran cobrar por anticipado el cupón a pagar el próximo 3 de agosto.

Concretamente, se lanzará una licitación de la que surgirá una tasa de corte. Será el descuento que estén dispuestos a aceptar los bonistas por cobrar 60 días antes del plazo establecido.

En pago anticipado no irá acompañado por un canje de papeles. Hasta ahora se especulaba que a cambio de pagar antes, el Gobierno exigiría a los bonistas canjear los cupones que restan (los de los años 2010, 2011 y 2012) por un bono a más largo plazo.

El cambio de estrategia obedece a una razón obvia. Cualquier bono que se emita hoy, obligará a la Argentina a convalidar una tasa de interés superior al 30%. "No vale la pena cambiar deuda barata por cara", se sinceraron funcionarios que siguen el día a día de la situación financiera.

Aunque el adelanto es bastante corto, medido en días, y las dudas sobre la capacidad de pago de la Argentina se achicaron bastante, el Gobierno hace una doble apuesta con margen de riesgo acotado dado el "humor" de los mercados:

Si hay muchos interesados en cobrar antes, logrará un ahorro en monto a desembolsar.

Si las ofertas que se reciban son escasas, el Gobierno podrá decir que el mercado demostró confianza en el país y por eso no está preocupado por hacerse antes de los fondos.

En el Gobierno calculan que se logrará un ahorro de entre el 3 y el 5%, es decir, entre 65 y 115 millones de dólares.

Como se sabe, el pago del cupón del Boden 2012 es el vencimiento más fuerte del año. El Gobierno debe pagar 2.251 millones de dólares (o algo menos, debido a la recompra de títulos que realizó en los últimos meses).

Mientras se pensaba que las elecciones eran el último domingo de octubre, el mercado confiaba en que no habría peligro de cobrar el cupón porque la fecha de pago caía antes de las elecciones.

Con el anticipó de los comicios, saltaron los alertas, y se imaginó lo peor: que el Gobierno no llegaba a jugar la plata para el pago.

El mejor clima financiero a nivel mundial, más la intensa suba de los precios de la soja, arrimaron tranquilidad.

Los analistas volvieron a hacer los cálculos y concluyeron que la plata estaba. De ahí la disparada de los bonos en los últimos 45 días. El gobierno espera que los bonos, después de esta jugada, sigan subiendo.

Comentá la nota