Ofrecen 39 mil dólares por el letrero robado en la entrada de Auschwitz

El gobierno de Polonia dio a conocer la recompensa por el simbólico cartel "El trabajo los hará libres" del campo de exterminio nazi. Aún no se sabe cómo se lo llevaron en un cambio de guardia.
Polonia está ofreciendo una recompensa por la devolución del famoso letrero de metal que colgaba en la entrada del antiguo campo de concentración nazi de Auschwitz, cuyo robo generó conmoción en todo el mundo.

La agencia de noticias PAP dijo el sábado que el Gobierno del primer ministro polaco ha ordenado además una investigación sobre el robo del cartel, que dice en idioma alemán "Arbeit macht frei" ("El trabajo los hará libres").

La recompensa de 115.000 zlotys (cerca de 39.000 dólares) es ofrecida por el museo de Auschwitz, la policía y donantes anónimos a cambio de información que conduzca al retorno del cartel de metal que colgaba sobre la entrada al campo de exterminio, dijo PAP. "Estoy impactado e indignado por el robo de un símbolo reconocible del cinismo y la crueldad nazis", dijo en una declaración el presidente polaco, Lech Kaczynski.

"Debe hacerse todo para hallar y castigar a los delincuentes (...) y apelo a todos mis compatriotas que pueden ayudar a las autoridades", agregó. El cartel, que intentaba engañar a los judíos y a otros que fueran llevados al campo para que pensaran que entraban a un campo de trabajo, fue robado el viernes, causando protestas internacionales y una intensiva búsqueda dentro de Polonia. Cerca de 1,5 millones de personas, en su mayor parte judíos, murieron en el campo durante la Segunda Guerra Mundial como parte del programa de exterminio de la Alemania Nazi.

Auschwitz se ha convertido en un símbolo del Holocausto, en que perecieron seis millones de judíos. Tras conversaciones con el presidente israelí, Shimon Peres, en la conferencia climática de Copenhague, el primer ministro polaco, Donald Tusk, dijo al canal de noticias TVN24: "Aclarar este asunto es una prioridad. Estoy seguro que los responsables pronto serán atrapados". Su asesor Tomasz Arabski dijo a PAP que Tusk había ordenado al ministro del Interior que organice una gran investigación para esclarecer el robo.

Jaroslaw Gowin, un importante legislador del gobernante partido Plataforma Cívica, dijo que pensaba que el robo tenía como propósito desacreditar a Polonia en el plano internacional.

"Pienso que detrás de este robo hay un frío cálculo diseñado para afianzar la visión de que el antisemitismo está extendido en Polonia", dijo al canal TVN24. Szewach Weiss, ex embajador de Israel en Polonia, llamó al robo "un acto vergonzoso" pero agregó: "No responsabilizo a la nación polaca por ello".

El portavoz de la policía provincial, Dariusz Nowak, dijo a Reuters por teléfono que cuatro guardias de museo habían sido interrogados, pero no había pistas del robo del cartel del ex campo, ahora convertido en museo, en la ciudad del sur de Polonia de Oswiecim, cerca de Cracovia. "No ha habido avances en el caso, pero la investigación prosigue vigorosamente", dijo Nowak.

La puerta de donde fue quitado el cartel no era monitoreada directamente por cámaras de circuito cerrado, agregó. El director del museo, Jasroslaw Mensflet, ha dicho que el sistema de seguridad del sitio está siendo modernizado, pero que el proyecto no se ha completado aún.

"En el sitio del ex campo de Auschwitz se está desarrollando un sistema de fibra óptica global, y parte de él ya está en su sitio. El sistema combinará internet, monitoreo visual, sensores de movimiento y un moderno sistema de alarma contra incendios", dijo Mensflet a PAP.

Comentá la nota