Oficialistas piden la renuncia de Cobos pero sus aliados aseguran que no lo hará

El oficialismo encaró hoy una dura embestida contra el vicepresidente Julio Cobos, que incluyó un pedido de renuncia por parte del líder de la CGT, Hugo Moyano, mientras que los aliados del mendocino salieron en defensa de su accionar y garantizaron que no abandonará su cargo.

El oficialismo encaró hoy una dura embestida contra el vicepresidente Julio Cobos, que incluyó un pedido de renuncia por parte del líder de la CGT, Hugo Moyano, mientras que los aliados del mendocino salieron en defensa de su accionar y garantizaron que no abandonará su cargo.

Después del anuncio de la presidenta Cristina Fernández acerca de la suspensión del viaje a China para evitar que Cobos se quede a cargo de la primera magistratura, referentes del kirchenrismo aprovecharon para cuestionar la figura del vicepresidente.

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, pidió la renuncia del titular del Senado, por considerar que es "el símbolo de la traición" y evaluar que "no puede estar en el lugar que está siendo el jefe de la oposición".

El resto de los referentes no pidió en forma directa la salida del gobierno pero desconfiaron de la actitud del vicepresidente, a quien le solicitaron una "profunda autocrítica", por el rol opositor que adoptó desde julio de 2008.

Si bien Cobos recordó ayer que mientras estuvo a cargo de la presidencia "no firmó decreto alguno", el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández dijo no creer en su palabra porque "cada vez que puede se opone a las medidas del Gobierno. Si siempre pone palos en la rueda, por qué creerle en esta oportunidad", se preguntó.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli -que ejerció como vicepresidente entre 2003 y 2007-, advirtió que mientras estaba en funciones "ni renuncié ni fui opositor: cumplí en plenitud mi rol institucional que es acompañar al presidente. A la hora de la verdad, yo ponía el hombro. El presidente o la presidenta son los que mandan, y uno, cuando tomó la decisión de acompañar, está para acompañar".

Ante el ataque del oficialismo, dirigentes del cobismo como Juan Carlos Jaliff -CONFE Mendoza- y el diputado nacional Daniel Katz justificaron la postura del vicepresidente y trasladaron las culpas al Gobierno por el "fracaso" de la remoción de Martín Redrado del Banco Central.

"Es el oficialismo el que permanentemente lo pone caprichosa y forzosamente en el centro de la escena a Cobos y creo que lo hace por una cuestión electoral, porque es el candidato (presidencial), aún sin ser un candidato formal, pero es el candidato que más ruido les hace mirando las elecciones de 2011", analizó Katz.

En tanto, Jaliff señaló hoy que Cobos no renunciará a su cargo porque está "comprometido con la gente. Para hacerlo tan claro, yo no sé si Julio no analizaría esa posibilidad en otro contexto. Pero se siente muy comprometido con lo que la gente le pide".

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, se ubicó en un punto intermedio porque juzgó como "poco afortunada" la suspensión del viaje a China pero también reiteró que Cobos "en algún momento va a tener que tomar una opción" respecto de su continuidad en el gobierno.

Según dijo, "es complicado" el papel que desempeña el vicepresidente al estar enfrentado con la Presidenta y advirtió que esta situación es "una anormalidad que es difícil sostenerla en el tiempo".

En sintonía con las críticas al kirchnerismo, el diputado de la Coalición Cívica Alfonso Prat Gay definió como "triste y una exageración" la decisión de postergar el viaje con el argumento de que su vicepresidente no "cumple con el rol que le fija la Constitución".

Comentá la nota