Oficialistas insisten en que habrá menos sesiones.

Oficialistas insisten en que habrá menos sesiones.
Aún faltan ocho meses para las elecciones, pero la térmica dentro de la Legislatura ya comenzó a saltar, empujados por los cortocicuitos entre oficialistas y opositores. Tras la lluvia de críticas por haber develado la intención de reducir al mínimo las convocatorias a sesión durante el segundo semestre del año, los principales referentes del alperovichismo reclamaron propuestas a la oposición.
“La realidad es que nunca se les aplicó el tope de tiempo para hablar que fija el reglamento interno. Todo lo contrario, siempre se les permitió expresarse. Nunca hubo ni habrá intención de amordazar a nadie”, sentenció el vicepresidente primero de la Cámara, Regino Amado. El alperovichista aclaró que se convocará a sesión “según las necesidades que vayan surgiendo” y pidió a los cinco legisladores opositores que actúen con madurez. “Nunca los escuché destacar algún logro, a pesar de que algunas leyes las aprobamos por unanimidad. Ellos hacen su juego político, siempre buscan el ‘pelo en la leche’ y denuncian cosas que terminan en saco roto. Buscan generar en la sociedad la duda, pero lo único que logran es debilitar a la democracia, porque la gente termina por no creerle a nadie, ni a ellos ni a nosotros”, sostuvo. Luego, les reclamó que acerquen propuestas. “Tendrían que llegar al recinto con propuestas concretas, que nos incentiven a acompañarlos. Pero con algo que sea lógico, no demagógico o difícil de llevar a la práctica”, instó el monterizo.

En el centro de las críticas opositores, el presidente del bloque oficialista Tucumán Crece, Roque Alvarez, insistió con la idea de extender el período de sesiones (vence el 30 de junio) hasta el 31 de julio. “No es que no querramos trabajar; queremos objetividad, por eso planteamos que se extienda en un mes el primer período. Nos parece más racional y objetivo aumentar el mes de julio al período inicial que debatir en setiembre, mes que estará cargado de subjetividad por la proximidad electoral”, explicó.

El justicialista negó que se trate de aplicar una mordaza. “Aquellos que se sientan candidatos pueden decir lo que quieran y lo que sientan, porque el ámbito natural para relacionarse con la gente es el cara a cara, recorriendo los pueblos. Me alegro que se hayan despertado. Además, me causa alegría todo esto porque se les sacudió la modorra y porque los hermanos por fin parecen seguir los consejos del Martín Fierro y se muestran unidos; sino, los vamos a devorar los de afuera”, ironizó en alusión a la interna republicana por las precandidaturas a senador nacional de Ricardo Bussi y de Luis José Bussi”.

Comentá la nota