El oficialismo volvió a la carga en su pelea con Clarín

El oficialismo volvió a la carga en su pelea con Clarín
Militantes de la JP Descamisados atacaron numerosas oficinas de avisos. La ambigua relación entre el diario y los Kirchner.

Un grupo de militantes de la agrupación JP Descamisados atacó once oficinas de avisos del diario Clarín en Capital y Gran Buenos Aires. Esta vez, la consigna "Clarín Miente" pintada con aerosol sirvió para encuadrar el reclamo por una nueva ley de medios, durante la madrugada del jueves.

"Queremos una ley de medios y venimos peleando por eso. Pensamos en el escrache para que las paredes de las calles sigan hablando", señaló a Perfil.com uno de los dirigentes de la JP. La idea, sostiene, "es marcar quiénes son los enemigos de la patria, quiénes son los grupos económicos, los enemigos de la patria".

Una consigna repetida entre las agrupaciones cercanas al gobierno es que "Clarín miente". Y la forma más próxima para justificar esa afirmación reside, para los militantes, en la oposición del conglomerado periodístico al proyecto K que modifica la ley de la dictadura: "Es una manera de instalar en la calle algo que viene ninguneando Clarín", apunta otro de los coordinadores de los Descamisados, ante la consulta de este portal.

No obstante, entre la serie de contradicciones que abarcan la era K, sobresale la ambigua relación que el oficialismo mantiene con el Grupo: de la extensión de prórrogas de licencias al choque directo, cuando estalló el conflicto con "el campo" .

En su nota para repudiar el episodio, el diario señala que fueron once las oficinas pintadas pero desde la agrupación lo desmienten: "Nosotros ponemos 20 porque Clarín no cuenta Mar del Plata, Córdoba, Neuquén y Rio Negro", que fueron los otros lugares donde dejaron su marca contra el periódico.

Fuentes de la empresa consultadas por Perfil.com decidieron no hacer más declaraciones que las que aparecen en la nota que salió publicada ayer en la página 12 del diario. No obstante, dieron cuenta de dos comunicados de ADEPA y SIP aparecidos durante el día. La primera, expresó que "no puede dejar de señalarse la similitud de tales hechos de discriminación y violencia con otros anteriores, producidos todos en un clima de intolerancia hacia la prensa".

Por su parte, la Sociedad Interamericana de Prensa "lamentó que siga existiendo una actitud hostil hacia los medios de comunicación críticos en la Argentina, y rechazó las acciones que tienen como fin contrariar e incrementar el nivel de tensión".

Comentá la nota