El oficialismo redobló su ofensiva para que Redrado deje el Central

El ministro de Salud, Juan Manzur, directamente pidió que se vaya. Daniel Scioli, más cauto, criticó las declaraciones del titular del BCRA.
El oficialismo volvió a golpear ayer al presidente del Banco Central, Martín Redrado. El ministro de Salud, Juan Manzur, fue el más duro, pero también se pronunció el gobernador bonaerense Daniel Scioli. Ambos compartieron ayer un acto en Mar del Plata, durante la entrega de fondos para la construcción del Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (Cema).

El titular de la cartera de Salud se sumó a los pedidos del Gabinete kirchnerista para que Redrado abandonara su cargo luego de haber sido removido por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el jueves pasado. Según Manzur, el titular de ese organismo autárquico tiene que "dar un paso al costado y acatar las decisiones de la Presidenta".

Manzur dijo además, que "hubo una decisión política de la Presidenta de la Nación de desplazar a un funcionario y se ha resuelto esta situación que no corresponde". "Lo que instamos como funcionarios nacionales es que el señor Martín Redrado tiene que dar un paso al costado, acatar las decisiones de la Presidenta, quien es la que fija las políticas monetarias y económica en el país y esperemos que esto se resuelva cuanto antes por el bien de todos", aseguró el ministro en diálogo con la agencia DyN.

El funcionario firmó junto al resto de los ministros el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) con el que la mandataria echó a Redrado luego de que éste se negara a crear el Fondo del Bicentenario para pagar la deuda externa con reservas del Central.

"Provocación". Scioli, en tanto, opinó que el presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA) desafió la autoridad presidencial y consideró que su advertencia ("ellos creen que me matan, yo creo que se suicidan") fue una provocación.

El titular de la autoridad monetaria se refirió con la frase al aislamiento al que fue sometido dentro del directorio. Pero para el mandatario provincial "en este contexto, decir una frase así, es una provocación y un desafío a la autoridad presidencial y una imprudencia".

"Me da la sensación de que esa frase está dicha en una clara intención desafiante y de provocación que no ayuda a los esfuerzos ni a la buena fe con la que la Presidenta viene tomando decisiones de políticas fiscal, monetaria y financiera", indicó.

El gobernador evaluó que el Central atraviesa una situación muy sensible y afirmó que debe "prevalecer el sentido patriótico y se debe poner el hombro en las decisiones que viene tomando la Presidenta".

Sin nombrarlo, Scioli dijo sobre Redrado: "Hay quienes piensan más en posicionamientos personales que en el interés del conjunto", y apeló a "la prudencia y la responsabilidad".

El gobernador también dedicó varios párrafos a cuestionar, sin mencionarlo con nombre y apellido, al vicepresidente Julio Cobos. "Cuando yo ocupaba la vicepresidencia, las diferencias se hablaban en privado", cuestionó Scioli. "Pudimos haber tenido alguna diferencia de punto de vista (con Kirchner) pero a la hora de la verdad, cuando se trataba de decisiones de la máxima autoridad, yo acompañaba", reconoció.

El gobernador aclaró que hablaba en privado las diferencias con el presidente porque, de otro modo, podrían ser utilizadas por enemigos del Gobierno en su contra.

Comentá la nota