El oficialismo va quedando en soledad en la defensa del presupuesto municipal

El expediente seguirá en comisión hasta que cambien las circunstancias políticas, que aparecen fuertemente teñidas por los tironeos preelectorales.

El bloque de Acción Marplatense (AM) no logró asegurar la aprobación del proyecto del presupuesto municipal en la Comisión de Hacienda del Concejo Deliberante por lo que ayer su presidente, el concejal oficialista Santiago Bonifatti, desistió de la idea original de someterlo a votación.

La comisión está conformada por ocho ediles de los cuales sólo dos pertenecen al oficialismo: son Bonifatti y el jefe del bloque de AM Héctor Rosso. El resto son los radicales Eduardo Abud, Cristina Coria y Walter Malaguti, quienes desde un principio plantearon su negativa a acompañar el proyecto, al igual que ya lo hizo Leticia González, de la Coalición Cívica. Nada les reprocha AM porque de hecho estos cuatro ediles tampoco aprobaron en su momento las ordenanzas fiscal e impositiva, a través de las cuales, la gestión de Gustavo Pulti puso en vigencia un incremento de tasas.

Ante la clara postura de la UCR y la CC, Acción Marplatense sólo podía esperar el eventual respaldo de las otras bancadas que sí acompañaron las ordenanzas fiscal e impositiva para sacar adelante el presupuesto.

Estos bloques son los kirchneristas de la Concertación y el Frente para la Victoria, además del socialismo, cuyos representantes en Hacienda, desde hace un tiempo, parecen renuentes a dar su voto favorable.

Entre los opositores que ahora se muestran díscolos con el oficialismo figuran el concejal de la Concertación Plural Ricardo Alonso, el socialista Juan Carlos Cordeu y la edil Verónica Beresiarte del Frente para la Victoria.

Antes de reunir a la comisión, ayer al mediodía, Bonifatti hizo consultas para saber de antemano si más tarde iba a contar con los votos suficientes. Al comprobar que no los tenía, dejó de lado la idea de pedir el tratamiento del expediente para evitar el choque con la realidad.

"Estamos perplejos porque el oficialismo y sus aliados no se ponen de acuerdo para aprobar el presupuesto", le dijo luego de la reunión a LA CAPITAL el radical Walter Malaguti. Según explicó, ayer su bloque estaba dispuesto a "facilitar" la aprobación del proyecto a través de una abstención: "Desde un principio nosotros nos opusimos a este presupuesto. Por eso votamos en contra de las ordenanzas fiscal e impositiva y le avisamos al oficialismo cuál iba a ser nuestra conducta. Es lamentable que ahora Acción Marplatense y sus aliados no se pongan de acuerdo", agregó.

Aclaración política

Con esta aclaración quedó claro que el radicalismo no quiere aparecer como el sector que obstruye la aprobación del proyecto, por lo que además de ofrecer la abstención -que no impedía dar despacho al expediente si lo votaba una mayoría-, a través de Malaguti puso el acento en la crisis de la relación entre AM y los otros bloques opositores.

El proyecto fue elevado al Concejo por el Departamento Ejecutivo en diciembre pasado, con un monto original de 928 millones de pesos. Mientras el expediente estuvo en tratamiento, hubo algunos cambios en la estructura del municipio, que llevaron a que los concejales reclamaran que el Ejecutivo hiciera las modificaciones necesarias como condición para aprobarlo.

Concretamente fue disuelto el EmvisuryGa y transformada la Secretaría de Obras, para dar lugar a la creación de dos entes, el de Obras y Servicios (Enosur) y el de Vialidad (Emvial). Además se incrementaron en 1,3 millón de pesos las partidas para Desarrollo Social, mientras que se avanzó con al licitación de obras de pavimentación por un monto de 99 millones de pesos.

Esto provocó que el cálculo de recursos pasara de aquellos 928 millones de pesos previstos inicialmente a la cifra de 1.028 millones de pesos.

Días atrás el secretario de Economía y Hacienda, Mariano Pérez Rojas, le aseguró a LA CAPITAL que el Ejecutivo ya respondió a todos los requisitos que los concejales le impusieron para votar a favor del proyecto, incluyendo la rendición de cuentas del presupuesto del año 2008.

Por esa razón el oficialismo considera que ya no habría más razones formales para que los concejales, de los que esperaba su apoyo, sigan negándose a votar.

Lo cierto es que para el oficialismo el problema no sólo consiste en obtener el despacho favorable en la Comisión de Hacienda. El hecho de que los bloques que parecían acompañarlo ya no lo hagan está dejando a Acción Marplatense en soledad en la defensa de su proyecto, con sólo 7 votos propios, con los que no llegaría muy lejos en el recinto.

Por eso ayer Bonifatti consultó con el Ejecutivo y optó por realizar el módico negocio de retener el expediente en comisión, a la espera de que cambien las circunstancias políticas.

Comentá la nota