El oficialismo podría aprobar este miércoles el adelantamiento de las elecciones

Previsible: el oficialismo parlamentario en la Cámara de Diputados logró las firmas necesarias para enviar al recinto el proyecto del Gobierno nacional para adelantar las elecciones legislativas nacionales al 28 de junio. Todo el arco opositor se pronunció en contra en un dictamen de minoría, pero fue inútil: el kirchnerismo todavía goza de mayoría en la Comisión de Asuntos Constitucionales por lo que lograr el despacho fue un paseo.
Con este primer paso logrado, el plan del oficialismo es ahora sesionar sobre tablas este miércoles a partir de las 10.30 en sesión especial, una artimaña parlamentaria para eludir los siete días hábiles que por reglamento deben transcurrir para tratar en el recinto un proyecto con despacho de comisión. Los tiempos del kirchnerismo son muy cortos para esperar 1 semana.

El dictamen de la mayoría logró 20 firmas contra las 15 de la oposición. Para el miércoles el oficialismo dice contar con 138 diputados para abrir la sesión (se requieren 129 legisladores para el quórum). Para aprobar la norma sólo necesitan la mayoría de los presentes, con lo cual –sin mediar ausencias de último momento- no abría inconvenientes en que la ley logre la media sanción.

Para el jefe de bloque de diputados nacionales de la Coalición Cívica, Adrián Pérez, "la crisis económica y social se enfrenta con más instituciones, no manipulando el calendario electoral".

El legislador recordó que "en 2004 el Congreso Nacional decidió por unanimidad fijar las elecciones el último domingo de octubre para brindar previsibilidad y transparencia a los comicios. Hoy nos enfrentamos a un despropósito absoluto del oficialismo que propone un retroceso en materia institucional al pedir que el Parlamento avale un intento de manipulación de la fecha del comicio".

Desde el socialismo, la diputada nacional Laura Sesma opinó que “el kirchnerismo, en la creencia de que con esto va a evitarse una pérdida electoral mayor, pone en gran riesgo al país".

Sesma consideró que “el adelanto de las elecciones nacionales es un manoseo de las instituciones inaceptable. Como ciudadana y desde el bloque del partido Socialista rechazaré este cambio de las reglas de juego democráticas intempestivo, en un año electoral, sin consenso ni causa mayor justificable".

Desde el oficialismo, el ultrakirchnerista Carlos Kunkel aseguró a Agencia NOVA que los votos para sancionar esta ley están, no sólo en Diputados sino también en el Senado. Asimismo replicó las criticas de la oposición y explicó que “la oposición actúa con mala fe, porque la Presidenta lo que hace es mandar un proyecto de Ley y vamos a ser los legisladores los que vamos a decidir si lo votamos o no”.

Como es su costumbre, Kunkel tuvo dardos para Mauricio Macri, cuyos legisladores votarán en contra a la iniciativa oficial: “Adelantando las elecciones al 28 de junio lo más natural es que se ahorren los gastos porque el Gobierno nacional se hace cargo de los gastos... y con eso espero que Macri pueda darle el aumento a los docentes porteños”. (www.agencianova.com)

Comentá la nota