Oficialismo y oposición no se ponen de acuerdo y traban el endeudamiento

Ambas fuerzas políticas defienden proyectos distintos. Hoy continúa la sesión para sacar la ley.
Finalmente no sucedió: no hubo humo blanco. Oficialismo y oposición no se pudieron poner de acuerdo en otorgar al Ejecutivo la herramienta necesaria para endeudarse.

Todo quedó empantanado entre la idea oficial de darle aprobación definitiva al proyecto que ya tiene media sanción de Diputados y que le permite al Ejecutivo contraer deudas por 420 millones de pesos y la propuesta de la oposición, que le otorga sólo 330 millones de pesos.

El único avance, que puede concretarse hoy a las 16, es la firma de un acta complementaria que será ratificada por la Legislatura junto con la ley de presupuesto 2010, en la que el oficialismo se compromete a no saltearse el año próximo la Ley de Responsabilidad Fiscal y a no superar el 50% del déficit del actual período. Esto sucedería si el Frente Cívico acepta no tocar el proyecto oficial tal y como está sancionado. qué pretende la oposición. El proyecto alternativo de la oposición contempla un endeudamiento por 330 millones de pesos. En estos están incluidos 270 millones para abonar sueldos y aguinaldos de toda la administración pública y 60 millones que se destinarán a los municipios.

Además, la oposición no quiere que el presupuesto 2010 supere 50 por ciento del déficit con el que se envió la actual pauta. Tampoco aceptarán que se pase por alto la Ley de Responsabilidad Fiscal el año próximo, que implica para ellos otorgar superpoderes financieros al Ejecutivo, tal y como lo explicó el secretario de Hacienda de Godoy Cruz, Martín Kerchner. Esto es no sólo permitir la transferencia de partidas de capital a gastos corrientes, sino también no obligar a la gestión a constituir los fondos anticíclicos. También permite al Ejecutivo aumentar la deuda más de 15 por ciento sobre la pauta presupuestaria y obviar el stock de deuda, es decir, dejar un endeudamiento mayor al que se encontró en el inicio de la gestión.

Todos estos puntos fueron firmados por los 18 miembros del Frente Cívico, incluido Sergio Bruni, quien responde al intendente Víctor Fayad y que firmó en disidencia parcial (no está de acuerdo con la cifra de 330 millones pero sí con los requisitos que pide el Frente).

presión. La acalorada jornada que se vivió ayer puertas afueras de la Casa de las Leyes se trasladó al interior de los despachos justicialistas. Hasta pasadas las 20.30 se desarrollaban diversas reuniones en las que participaban tanto legisladores justicialistas como los intendentes oficialistas Jorge Giménez (San Martín), Adolfo Bermejo (Maipú), Alejandro Abraham (Guaymallén) y Rubén Miranda (Las Heras).

Por otra parte, los subsecretarios de Hacienda, Mario Granado, y de Financiamiento, Pablo Frigolé, se presentaron en la Legislatura con sus equipos técnicos.

Desde el justicialismo, el principal instrumento de presión era el proyecto de coparticipación, que también venía con media sanción de Diputados. Esto es porque la idea de aumentar en tres puntos y medio la masa primaria de impuestos que se coparticipan resulta una oportunidad esperada por cada intendencia desde fines de los 80.

intento de acuerdo. Al ver que la discusión no avanzaba, el PJ ofreció aprobar el despacho que venía con media sanción de Diputados y firmar un acta complementaria en la que se comprometían a no superar el 50 por ciento del déficit de este año en el presupuesto del 2010, como tampoco saltearse la Ley de Responsabilidad Fiscal. Pero el oficialismo no aceptó tal propuesta y la discusión continuó empantanada.

A estas complicaciones se sumó una idea de Cristian Racconto: convocar a los presidentes de los partidos políticos, aunque ninguno asistió. Esta actitud fue criticada por el intendente de San Martín, quien aseguró que la idea del vicegobernador fue absolutamente improductiva.

Comentá la nota