El oficialismo se niega a resignar la mayoría en el control de los DNU

La oposición armó un "equipo jurídico" para enfrentar a los K por la Bicameral.
Ante la intención del oficialismo de no quedar en minoría en la comisión Bicameral de control de los decretos de necesidad y urgencia, referentes de la oposición presentarán una nota ante Eduardo Fellner -presidente de la Cámara de Diputados- para pedir una composición proporcional a la nueva relación de fuerzas del período legislativo que acaba de comenzar.

Los bloques opositores con posibilidades de integrar la bicameral armaron un "equipo jurídico" para enfrentar al oficialismo: el radical Ricardo Gil Lavedra, la macrista Paula Bertol, Juan Carlos Vega (Coalición Cívica) y el peronista disidente Marcelo López Arias resolvieron reclamar la constitución urgente de la comisión y la mayoría de los integrantes que corresponden a la Cámara baja.

La bicameral que se pronuncia acerca de la validez o invalidez de los decretos está compuesta por ocho diputados y ocho senadores designados por los titulares de cada cuerpo, a propuesta de los bloques de acuerdo con la proporcionalidad de las fuerzas políticas en cada una de las Cámaras. Ante la exigencia de la oposición por constituirla con urgencia ante eventuales DNU de Cristina Fernández durante el verano, cuando el Congreso entrará en receso, desde el oficialismo anunciaron que ya tienen preparados los nombres de cuatro diputados que elevarán a Fellner para que los confirme en esta bicameral. "Somos el gobierno que la puso en marcha, no nos vamos a oponer a conformarla. En el período anterior teníamos cinco integrantes por Cámara y ahora nos corresponden cuatro", aseguró Patricia Fadel, a cargo de las negociaciones por el kirchnerismo. Cerca de Agustín Rossi, el jefe de bloque del Frente para la Victoria, confirmaron que enviará a Fellner la propuesta una vez que terminen de definirse (faltan algunos casilleros) las comisiones permanentes.

El anuncio del oficialismo generó reclamos por dos motivos. La oposición viene insistiendo en la urgente conformación de la bicameral. "Es una comisión permanente con rango constitucional. Los mandatos duran dos años y caen cuando hay renovación del cuerpo, por lo que la comisión anterior duró hasta el 10 de diciembre. El presidente de la Cámara tiene la obligación de integrarla ya, no puede pasar un día más", enfatizó Vega. Y también provocó cuestionamientos los cuatro miembros para el oficialismo porque, sumados a la misma cantidad en el Senado (allí el kirchnerismo mantendrá mayor fortaleza que en Diputados), implicará la mitad de los integrantes de esta bicameral y así podrá evitar los dictámenes de mayoría para el eventual rechazo de un decreto. Ante la pérdida de la hegemonía parlamentaria, los vetos y los DNU podrían aumentar su frecuencia.

En la nota a Fellner, los opositores reclamarán la siguiente distribución: tres integrantes para el kirchnerismo, dos para los radicales, uno para el peronismo disidente, uno para la Coalición Cívica y el restante para el PRO. "Estamos planteando la integración de esta comisión con las mismas reglas de juego que el resto", argumentó Patricia Bullrich, de la CC. El oficialismo tiene una ventaja para imponerse en la disputa: el presidente de la Cámara designa a los integrantes por resolución y la oposición no puede recurrir a la votación en el recinto.

Comentá la nota