El oficialismo enfrenta un dilema electoral.

El oficialismo enfrenta un dilema electoral.
Dirigentes del justicialismo vinculados al alperovichismo difieren entre provincializar o nacionalizar la acción política respecto de octubre. Legisladores sostienen que la figura de Alperovich es importante para los comicios. “La impronta del Gobierno nacional”.
En un descuido, el oficialismo provincial develó sus intenciones de que las elecciones de octubre lleven el sello de la gestión Alperovich por sobre el de la de los Kirchner. Luego del furcio, los dirigentes alperovichistas salieron a relativizar el concepto político de “provincializar”. Hacerlo sin dejar de lado al Gobierno nacional parece ser la consigna que defienden los justicialistas; al menos es lo que dejan entrever en sus declaraciones.

La derrota kirchnerista en los comicios provinciales de Catamarca reeditó la polémica y “provincializar” o “nacionalizar” los comicios volvió a ser la cuestión que desvela a los oficialistas.

Sin saltar el cerco

“A las elecciones se les puede poner un rótulo de provincializar o nacionalizar, pero la única realidad es dónde se hacen“, se apuró en contestar el legislador oficialista Armando Cortalezzi. Luego añadió: “los comicios son en Tucumán y, por lo tanto, son provinciales”.

Su compañero de bloque, Regino Amado, en tanto, no coincidió. “Los tucumanos tenemos que reconocer que el aporte de la Nación ha sido muy importante para concretar obras que durante mucho tiempo no pudieron realizarse”, introdujo. Sin embargo, rescató la figura del gobernador, José Alperovich al remarcar que “para conseguir los fondos necesarios es fundamental un buen gestor”.

El concepto de Amado es el mismo que enhebra el discurso de los miembros del gabinete del PE. “No se puede separar una cosa de otra”, opinó el ministro del Interior, Osvaldo Jaldo. Para el funcionario no hay lugar en donde quepa una mínima duda respecto de la excelente relación entre Alperovich y el matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner. “Existe lealtad y reciprocidad desde los puntos de vista institucional y político entre ambas gestiones”, conceptualizó. Jaldo dejó en claro que cada elección tiene características particulares: “en cada provincia, la gente vota la gestión provincial. Los tucumanos medirán lo que se hizo en Tucumán pero también las obras que se ejecutaron gracias al Gobierno Nacional”. Jaldo fue tajante al descartar las versiones que señalan que el primer mandatario pretende separarse de los Kirchner: “Bajo ningún punto de vista se puede poner en tela de juicio la lealtad por más que algunos intenten hacerlo”, cerró.

En coincidencia, la ministra de Educación, Silvia Rojkés de Temkin afirmó: “como Gobierno venimos trabajando dentro de una política nacional. No es fácil y no siempre se dio que los gobiernos provinciales trabajen en acuerdos nacionales”, reconoció. Aseveró que las diversas realidades de los distritos pueden ser determinantes para nacionalizar o provincializar las elecciones: “trabajamos mucho de la mano del Gobierno Nacional. Hay un compromiso permanente entre las partes”.

En favor del poder central

Para la diputada nacional Susana Díaz, otorgarle un carácter nacional a la contienda electoral de octubre es “elemental”. “Son elecciones nacionales y el gobernador dio muestras de apoyo al Gobierno central.Todos saben que se elige el respaldo al Gobierno nacional”, destacó. Sin embargo, Díaz reconoció la importancia de hacer hincapié en la política local: “el pueblo tucumano responde al gobernador y se conseguirían más votos de esta manera”.

El dirigente justicialista Próspero Barrionuevo fue contundente. “No se puede prescindir de la impronta nacional”, afirmó. El ex legislador explicó que se debe a que habrá elecciones en todas las provincias y que se evaluará la gestión nacional. “No se puede desconocer lo que cada provincia hace en su territorio. Pero nacionalizar con la presencia de los Kirchner, es insoslayable”. Estimó que el Gobierno nacional “va a hacer mérito para levantar su performance en todo el territorio”, por lo que proyectó una victoria oficialista en las urnas pese de “algunas desprolijidades”.

Comentá la nota