El oficialismo confía en aprobar el adelantamiento de las elecciones

El oficialismo confía en aprobar el adelantamiento de las elecciones
Los últimos senadores terminaron de definir sus posiciones y el oficialismo descuenta tener un plus por encima de los 37 legisladores necesarios dispuestos a apretar los botones verdes del sí para dar sanción completa al proyecto de adelanto de las elecciones parlamentarias al 28 de junio, que ya tiene media sanción de Diputados.
 Los últimos pronunciamientos que despejaron de incógnitas el panorama fueron los dos fueguinos del ARI, José Martínez y María Díaz, que irán por el botón rojo, y la confirmación de que el cordobés Roberto Urquía preferirá el positivo, por lo que ahora sólo resta conocer la definición del catamarqueño Ramón Saadi, de quien no se sabe si estará en la sesión o se inclinará por el no.

   El jueves a las 10, el recinto de senadores deberá mostrar 37 bancas ocupadas para comenzar a debatir el proyecto que establece dejar de lado por única vez la fecha que el Código Electoral fija para las elecciones en el tercer domingo de octubre, y lo adelanta para el 28 de junio. El jueves pasado, la norma obtuvo dictamen de mayoría en la comisión de Asuntos Constitucionales.

   El debate que se generará a partir de la iniciativa oficialista prefigurará las intensas discusiones que se producirán en los próximos cien días de campaña anteriores a los comicios, que pueden diseñar un nuevo mapa político en las dos cámaras del Congreso nacional.

   El oficialismo argumentará que la votación anticipada facilitará la gobernabilidad del país en el segundo semestre del año, cuando se espera que impacten de lleno las consecuencias de la crisis financiera internacional. Los opositores intentarán convencer que el gobierno sólo busca ganar tiempo para eludir una derrota electoral que podría ser peor si se degradan los indicadores económicos.

   El kirchnerismo expresará que otros gobiernos también apelaron a adelantamientos de fechas, por lo que no es tan extraordinario lo que piden y se refugiarán en los índices económicos de los últimos años para reclamar el apoyo a su gestión.

   La oposición, a su vez, confrontará el mensaje optimista del oficialismo con críticas a la falta de transparencia en las elecciones de 2007, propondrá la aprobación de la boleta única de candidatos y un cambio de modelo económico.

   El jefe del bloque K, Miguel Pichetto, y el presidente provisional, José Pampuro, dicen contar con 39 adherentes de la bancada oficial, más el compromiso del integrante del Movimiento Popular Neuquino, Horacio Lores. Con ese número la discusión ya estaría cerrada.

   La oposición, en cambio, habla de "una votación ajustada", y buscan ampliar las cifras propias, que parecen haberse estabilizado en 31. Suman el respaldo 10 legisladores de la UCR, tres más del interbloque de ex radicales K, los dos senadores de la Coalición Cívica porteña y un socialista santafesino. También dos justicialistas disidentes de San Luis, dos de Santa Fe, otros dos de Salta, más una bonaerense, un sanjuanino, un riojano, así como dos del ARI fueguino, dos bussistas tucumanos, un cordobés juecista y un renovador salteño.

   También hay dudas. La rionegrina María Bongiorno, del Frente Grande patagónico, que consiguió poner nervioso a su comprovinciano y jefe de bloque, Pichetto, que la contaba como segura y ahora vuelve a poner reparos. Otras surgen de quienes votaron en contra de las retenciones móviles, como la chaqueña Elena Corregido y la riojana Teresita Quintela, que aún no se prununciaron en público.

Comentá la nota