El oficialismo, complicado en Diputados

El oficialismo, complicado en Diputados
Tiene problemas para alcanzar el quórum y prorrogar la legislación delegada por el Congreso, incluido el tema de las retenciones
El oficialismo se prepara para una semana complicada en la Cámara de Diputados: con un número muy ajustado de legisladores, entre propios y aliados, procurará resistir la embestida de los bloques duros de la oposición ?UCR, Coalición Cívica, Pro y el PJ disidente?, quienes impulsarán no sólo una rebaja en las retenciones al agro, sino que, además, procurarán limitar al Poder Ejecutivo en su facultad para fijar a futuro los derechos de exportación.

Los números oficialistas están muy justos: tras la partida de cuatro diputados (tres por el PJ de la provincia de Entre Ríos y otro por Córdoba), el bloque que conduce Agustín Rossi (Santa Fe) quedó reducido a 110 diputados propios, es decir que necesita 19 legisladores más para alcanzar el quórum. El jefe del bloque kirchnerista cree que, con el apoyo de sus aliados tradicionales, arañará las 129 voluntades, pero buscará pisar sobre seguro con aquellos bloques de la oposición que muestran equidistancia de la Comisión de Enlace.

Los kirchneristas, capitaneados por Rossi, no tienen demasiado margen de negociación: el viernes último, el Gobierno fue explícito en su rechazo a rebajar las retenciones, como reclama la Comisión de Enlace del agro. Pero si bien es cierto que el oficialismo no asegura todavía una mayoría para imponer su criterio, la oposición más dura tampoco la tiene.

En efecto, no todos los legisladores de la oposición comulgan con la idea de imponer, ya mismo, una rebaja drástica en las retenciones a los granos por el impacto que generaría en los precios como en las arcas fiscales.

Tampoco están convencidos de que hay que negarle in tótum al Poder Ejecutivo la potestad de fijar los derechos de exportación; en este sentido, impulsan una delegación más acotada de las facultades, tanto en sus plazos como en sus términos. En esta línea, se encuadran los bloques de Solidaridad e Igualdad (SI), de Proyecto Sur, y Vilma Ibarra (Encuentro Popular y Social-Capital), ex aliada oficialista.

En el bloque que comanda Rossi se cuentan las voluntades de a una. "Es cierto que tenemos los votos muy justos, pero mientras la oposición no se una, tenemos ventaja", resumió un encumbrado diputado oficialista, quien sabe que la primera tarea será encuadrar a los propios. "Cada voto vale doble, y algunos de los nuestros ya empiezan a hacerlo valer", masculla.

Un primer anticipo de cómo se resolverá el problema se conocerá pasado mañana, cuando la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados ponga a consideración el dictamen sobre facultades delegadas. Este debate tiene fecha de vencimiento el 24 de este mes: ese día caduca el plazo de todas las facultades que delegó el Congreso en el Poder Ejecutivo desde 1853 hasta 1994, entre ellas la de fijar retenciones, prevista en el artículo 755 del Código Aduanero.

El oficialismo pretende una prórroga de esas facultades por un año, aunque está dispuesto a apartar del paquete de leyes al Código Aduanero para limitar las actuales atribuciones del Poder Ejecutivo para fijar retenciones. En este sentido, propuso que el Congreso ratificara las actuales alícuotas y que si el Gobierno quisiera subirlas deberá pedir autorización por ley al parlamento cada vez que lo decidiera hacer.

En la oposición más dura asoman dos vertientes. La UCR, la Coalición Cívica y el socialismo insistirán en que el Congreso recupere las facultades que en su oportunidad delegó en el Poder Ejecutivo (es decir, rechazarán la prórroga) y, en virtud de ello, impulsarán ya mismo una rebaja en las retenciones.

En tanto, en el PJ disidente y Pro buscan conciliar una postura común. El bloque que conduce Federico Pinedo (Pro-Capital) es también proclive a no prorrogar las facultades al Poder Ejecutivo y a echar por tierra todas las restricciones al comercio impuestas por el polémico secretario del área, Guillermo Moreno.

El jefe de Unión Peronista, Jorge Sarghini (Buenos Aires), propone delegar al Poder Ejecutivo la facultad de fijar alícuotas ("El Congreso no puede abocarse a ese menester", afirma), pero con techos arancelarios y por un plazo muy acotado (lo que dure una campaña). "Eso sí, hay que impulsar ya mismo una rebaja en algunas retenciones", asevera.

Desde el oficialismo no parecen estar dispuestos a una rebaja en las retenciones a la soja. El titular de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja, Alberto Cantero Gutiérrez (FPV-Córdoba), se pronunció ayer "en favor" de una rebaja a las retenciones al trigo y al maíz, pero no para la soja "que tiene otra rentabilidad" por la suba de los precios internacionales, según explicó el legislador kirchnerista.

110

Diputados oficialistas

* El bloque kirchnerista tiene ese número de legisladores propios. Pero necesitan 129 bancas para dar quórum e iniciar la sesión.

19

Los aliados

* Son los bloques de SI, Encuentro Popular y Proyecto Sur.

Comentá la nota